La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por las muertes violentas de personas trans y de género diverso en América durante el 2023 e inicios del 2024.

La CIDH catalogó este tipo de violencia como un factor de riesgo para los principios fundamentales de los derechos humanos, y ahora le exige a los Estados de la región que tomen medidas urgentes para prevenir la discriminación contra los sectores poblacionales LGBTIQ+.

Mujeres protestando por la discriminación contra la población trans
Fotografía de Candela Reinares para el Concurso Mujeres en Igualdad «Género y diversidad sexual», 2015.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que tiene como fin promover y proteger los derechos humanos del continente. Entre sus funciones más importantes, están observar y monitorear dichos derechos por medio de investigaciones e informes. También, actúa como tribunal internacional de DDHH al recibir casos y peticiones en las que se muestre violaciones de los derechos fundamentales, dentro de las cuales han llegado denuncias sobre violencia y discriminación hacia la población diversa. 

El catastrófico panorama:

Entre octubre del 2022 y septiembre del 2023, según el registro global “Transrespect vs Transfobia” de la TGEU (Transgender Europe), se documentaron 321 casos de asesinatos de personas trans, de los que 269 tuvieron lugar en América. Brasil albergó la mayoría con 98 homicidios; en Colombia hubo 24 asesinatos de mujeres trans durante 2023; entre enero y febrero, en Perú asesinaron a 10 mujeres trabajadoras sexuales, entre ellas varias eran mujeres trans; y, hasta junio del 2023, en Ecuador se registraron al menos 6 asesinatos de mujeres trans. También, en Chile, se registró el homicidio y desmembramiento de una persona transmasculina en septiembre de ese mismo año. 

Las cifras conocidas no responden a la totalidad de los asesinatos de personas diversas, pues debido a la sistematización de la violencia, muchas de las víctimas no son reconocidas por sus pronombres y se pierde la diferenciación de los casos. Además, estos crímenes de odio cobraron la vida de diferentes activistas defensores de derechos humanos, como Ociel Baena, Magistrade del Tribunal Electoral de Aguascalientes en México, quien fue asesinade junto a su pareja, Dorian Daniel Nieves; y Diana Zoe López, mujer trans argentina fundadora del Hotel Gondolín, una organización social y albergue seguro para la población LGBTIQ+ en situación de vulnerabilidad, murió en manos de su pareja sentimental. 

¿Qué dice la Comisión?

La CIDH parte del concepto de “violencia por prejuicio” para comprender este fenómeno que afecta a las personas divergentes de la binariedad de género, cuyas corporalidades difieren de las clasificaciones de lo “masculino” y lo “femenino”. Además de la violencia física, la población queer enfrenta discriminación a nivel familiar, académico, laboral e incluso institucional, pues al no tener un reconocimiento legal, no existen garantías de seguridad que protejan su integridad como ciudadanes

Es importante que los Estados, tanto los que pertenecen a la OEA como los que no, tomen medidas urgentes contra la marginación de las personas trans y de género diverso mucho antes de que se conviertan en casos de homicidio; por medio de políticas públicas, creación de leyes de protección, capacitaciones para las instituciones públicas y estrategias pedagógicas se puede transformar la cultura social para acabar con las acciones que incitan a la discriminación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí