El director de la institución privada dice que el vloggero Austin Wallis fue reprendido por su comportamiento “pecaminoso”, que violaba la “cláusula moral” del manual de convivencia.

Un colegio de Texas respondió a los alegatos del joven que hizo en YouTube un video sobre cómo lo obligaron a irse debido a su orientación sexual.

The Texas Observer obtuvo una declaración en relación con el tema, por parte de Wayne Kramer, el director de la Lutheran Education Association de Houston. La asociación vigila tres escuelas privadas, incluyendo el Lutheran High North.

Hace dos semanas, Austin Wallis seguía asistiendo al colegio. La semana pasada el joven subió el emotivo video, donde cuenta que el director, después de enterarse que era gay, le dio el ultimátum que debía volver al clóset o irse de la institución. El video se volvió viral y lo han visto más de 190.000 veces.

“El colegio Lutheran High North le da la bienvenida a todos los estudiantes y familias de la comunidad LHN”, dice Kramer en su respuesta, “nosotros profesamos y proclamamos nuestras creencias cristianas con todas las bases y autoridad que enseña la Biblia, todo lo que incluye las enseñanzas de la Iglesia Luterana-Sínodo de Missouri. Con todo el respeto le exigimos a los estudiantes que acepten esta moral y valores. A veces, como en este caso, los estudiantes deben tomar la decisión si sus creencias concuerdan con nuestra comunidad y nosotros respetamos su elección. También respetamos su privacidad y no hacemos ningún comentario de sus vidas o acciones”.

En adición, Wallis asegura que el director citó a su madre y le exigió que su hijo borrara todo el contenido de su canal. El youtuber había publicado un video en el que salía del closet hace seis meses, y en muchos de los videos subsiguientes salía junto a su novio discutiendo temas LGBT.

“Las declaraciones que ustedes han recibido son malintencionadas”, arguye el director del colegio, Dallas Lusk, después de describir la situación como “frustrante” y aclarar que los estudiantes tienen prohibido promover “cualquier cosa pecaminosa”.
Para aclarar la situación, hizo referencia a la “cláusula moral” del manual de convivencia, que fue creado a partir de los dogmas de su iglesia.

“El colegio Lutheran High North se reserva el derecho, con discreción, de negar el ingreso de un aspirante y/o terminar la matrícula de un estudiante activo que promueva, apoye o condone: pornografía, sexualidad inmoral, actividad homosexual o bisexual, y la inhabilidad o negación a apoyar las cualidades requeridas de una vida basada en la Biblia y el Cristianismo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here