Te tenemos una pequeña guía sobre cuáles preguntas son prudentes o no hacerle a un amigo/a que es VIH positivo.

Con los nuevos diagnósticos de VIH en alza es importante sacar el virus del estigma que lo rodea y aprender a hablar de él con tranquilidad. Sin embargo, el miedo a ser juzgados o rechazados lleva a que muchas personas que son VIH positivas prefieran mantenerlo en secreto. Por eso, tomamos de HIV Plus Magazine esta corta, pero muy útil guía para saber cuáles preguntas son prudentes hacerle a un amigo o amiga que te está contando de su estado.

NO: ¿Aprendiste tu lección?

Esta pregunta es exactamente la razón por la que muchas personas temen hablar sobre su condición. El VIH no es un castigo y nadie merece contraerlo. Debemos dejar de hablar de él como si fuera una consecuencia por ser una mala persona.

SÍ: ¿Cómo lo estás manejando?

Esto le da la oportunidad a tu amigo/a de pensar en lo que esta situación le ha hecho sentir. Es la oportunidad perfecta para aprender cómo están manejando la vergüenza y el estigma que ellos mismos experimentan, además es una manera de averiguar cómo puedes ayudarlo/a en su proceso.

NO: ¿Cómo te contagiaste?

Lo más probable es que se haya contagiado al tener sexo sin protección, entonces no hay necesidad de preguntar algo que en últimas es irrelevante. Lo importante es que tu amigo/a te está siendo sincero de su situación actual y no es necesario indagar en los detalles. Mejor pregúntales cómo se sienten en ese momento. De todas maneras, si tu amigo/a se siente cómodo/a hablando de eso, lo más probable es que él/ella mismo/a saque el tema en algún momento.

SÍ:  ¿Cuánto tiempo llevas lidiando con esto?

Así puedes aprender cuánto tiempo lleva tu amigo/a viviendo con VIH con o sin apoyo de otras personas. Incluso puedes preguntarle quién más sabe de su estado y sin presionar, ofrecer tu ayuda para contarle a más personas y vivir una vida segura y sin estigma.

NO: Si están en una relación no le preguntes si su pareja también es VIH positivo.

Para sorpresa de muchos, en una relación serodiscordante el estado de quien es VIH positivo deja de ser un tema de conversación al poco tiempo de discutirlo en pareja, ¿si no es importante para ellos, por qué debe serlo para ti? Lo más seguro es que se estén cuidando sin importar el estado de su pareja, pues si una persona es abierta respecto a su condición es porque quiere proteger a quienes lo rodean. Además, puedes ponerlo en la posición incómoda de discutir el estado de alguien más.

SÍ: ¿Cómo te estás protegiendo?

¡Pero ojo! Esta es una pregunta que debes hacer con cuidado y respeto. Es perfectamente normal que te preocupes por el bienestar de tu amigo/a, pero debes procurar hacerlo de una forma que no suene prejuicioso o, peor aún, que das por sentado que no se cuida.

NO: ¿Vas a tener SIDA?

Lo más seguro es que tu amigo/a nunca desarrolle SIDA, el cual es un término para nombrar las etapas más avanzadas del virus. El término “SIDA” se desarrolló cuando los medicamentos para el VIH no eran tan efectivos como ahora.

Una pequeña nota, el diagnóstico de SIDA se le da a un paciente cuando su conteo de CD4 (células blancas, que protegen nuestra salud) es menor a 200, lo cual significa que tiene un sistema inmune vulnerable y el riesgo es mayor a que cualquier infección o enfermedad se complique. Pero en la actualidad la realidad es muy distinta, y si tu amigo/a está en tratamiento lo más probable es que nunca llegue a ese punto.

En caso de que lo desconozcas, puedes preguntarle la diferencia entre VIH y SIDA y en lo que consiste el tratamiento que le está ayudando, pues en muchos casos las personas positivas se vuelven educadores de quienes los rodean y esto está bien. Eso sí, siempre cuidando mucho las palabras que utilizas, más que la pregunta como tal es la forma en la que muchas personas la plantean.

SÍ: ¿Cómo va el tratamiento?

Hoy en día una persona con un tratamiento efectivo puede gozar de una expectativa de vida normal. Desafortunadamente no todos están tomando sus medicinas o permanecen en ellas, pero ya cuando un paciente alcanza un nivel indetectable del virus, el tratamiento se limita a unas pastas diarias, visitas trimestrales a su médico y exámenes de sangre. Preguntar por el tratamiento muestra un interés en la salud de tu amigo/a y es la oportunidad perfecta para que aportes a su cuidado.

Compartir
LGBT Community Network, enfocada al desarrollo de procesos de visibilización y reconocimiento de los derechos de esta población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here