¿Recuerdas cuando empezaste a vivir tu vida sexual? Te hablaban de enfermedades, peligros y miedos, pero no cómo disfrutarla ¡Y si eres gay peor! ¡O si te exploras como pasivo el panorama no mejora!

No nos enseñan a tener sexo y menos a disfrutarlo, por ser hombres nos hablan siempre de estar penetrando, pero a ver… ¡Bebé, ese no es nuestro único frente! ¿Y si nos gusta más por detrás o ambos lados? El camino a descubrir para ser pasivo se vuelve literalmente una m…

Por cierto no le tengas miedo a ser pasivo, salte de las etiquetas, porque eso no te hace menos, simplemente es un rol para disfrutar el sexo en el cual quienes penetran como quienes están siendo penetrados deben jugar colaborativamente, de lo contrario nadie la pasará rico.

Pero tranqui, que para eso sirve la experiencia, para aprender, compartir y enseñar… Así que a instruirnos con este top 10 de algunas de las cosas que puedes hacer para disfrutar aún más este fascinante rol en la cama, el carro, el campo, la ducha o donde te nazca tener sexo. TEN EN CUENTA: no se trata de ser el mejor pasivo, sólo que lo disfrutes y veas posibilidades que te facilitarán la experiencia.

1. Ten una dieta alta en fibra

¡Éste es el punto número uno porque es el más importante! Si usualmente nos dicen, “eres lo que comes”, cuando buscas tener relaciones sexuales como pasivo, sí que más.

pasivoEl cuerpo humano requiere una buena ingesta de alimentos con fibra, ya que esto beneficia el colon, logrando así mantenerte sano, con un peso regulado y LIMPIO. Incluso, dato curioso, ¿sabías que una gran cantidad de personas vegetarianas y veganas no deben invertir mucho tiempo en limpiarse? Esto es justamente gracias a su dieta alimenticia.

¿Por qué la fibra es tan buena para nuestro cuerpo a la hora de limpiarnos para el sexo? Porque ayuda a tu intestino para que tus heces sean más compactas, facilitando considerablemente la limpieza. ¡Por cierto! Hay opciones muy efectivas para complementar tu alimentación como PURE FOR MEN. Recomendadísimo.

Con PURE tomas dos o tres pastillas al día y abundante agua, así sus componentes, chía, linaza y cáscara de psyllium, se esparcen en tu interior para formar una masa suave y elvemente sólida que limpia, de tal forma que antes del gran momento, sólo entras al baño normalmente, tomas una corta ducha y sale, estás listo. Eso sí, recuerda, que igualmente tu cuerpo requiere una buena alimentación, porque de lo contrario, ningún suplemento puede ayudarte, todo parte de ti.

 

2. Reducir consumo de grasas

Este punto va directamente relacionado con el anterior, cuida tu alimentación si quieres disfrutar de bueno momentos porque así evitarás accidentes y estarás siempre listo para que el sexo no se te vuelva planeado y premeditado todo el tiempo.

Las escapaditas siempre hacen falta y al igual que con el aumento de fibra, las grasas en exceso, como en los alimentos fritos y el uso de más de manteca, no te dejarán disfrutar ilimitadamente de tu cuerpo.

3. Cuida tu interior sin exageraciones

Si quieres simplificar este punto, hazle caso a los dos anteriores. Es importante que cuando quieras ser pasivo y no tener accidentes con tus intestinos que te ensucien a ti, tu compañero o el lugar entero, hagas una buena limpieza a través de una pequeña limpieza si por ejemplo usas PURE FOR MEN, o con enemas ¡PERO CUIDADO CON EXCEDERSE!

pasivoCon el tiempo irás aprendiendo a tener la sensibilidad necesaria para saber hasta qué punto necesitas llegar, para finalmente estar listo para ser penetrado, sin tener que recurrir a más limpieza, ya que recuerda que hacerte un enema no deja de ser un proceso invasivo en tu cuerpo, así que exagerarte puede dañarte el plan que tenías en mente y peor aún generarte inconvenientes a la hora de ir al baño, como hemorroides, ardor, sangre y demás.

Encuentra un régimen de limpieza que te sirva y sea sano para tu cuerpo, de tal forma que construyas un hábito saludable. Algunas personas luego de una limpieza, suelen usar su dedo o mano de confianza para asegurar la limpieza, esto requiera dejar el asco de lado porque es tu propio cuerpo, preparárte para cualquier cosa y sobre todo, tener aún más cuidado para no afectar la delicada piel del ano y el intestino.

Algunos médicos y especialistas consideran que el lavado es una práctica ocasional aceptable para aliviar el estreñimiento, pero la mayoría frunciría el ceño ante la idea de ducharse con tanta frecuencia como varias veces a la semana, pero por eso… Todo depende del conocimiento que tengas de tu propio cuerpo.

4. Tómate tu tiempo

Listo, has tomado la decisión de hacerte un lavado porque alguien te espera o estás en búsqueda de un buen plan para tu instinto de pasivo… Ahora simplemente NO TE AFANES, a menos que tengas una alimentación cuidada y/o con complementos como lo mencionamos en los puntos 1 y 2, te aseguramos que el enema te tocará un buen tiempo.

pasivoCalma, respira profundo y relájate… RELÁJATE EN SERIO, porque eso tiene que ver en cómo tus músculos funcionarán para facilitar la tarea.

 

Nunca será suficiente decirte esto… Tómate tu tiempo con la limpieza. No te apresures.

No solo puedes lastimarte si aceleras el proceso, sino que además un trabajo de limpieza a la carrera probablemente no te dejará completamente limpio. Después de algo de práctica, descubrirás una verdad un poco frustrante: Cada vez que pienses que estás finalmente listo, de repente se abrirá la segunda cámara anal y tendrás que ducharte de nuevo.

Así que, si tienes tiempo suficiente, límpiate una vez, luego espera más o menos unos treinta minutos y vuelve a limpiar, así sí tendrás seguridad garantizada ¿eso te parece muy horrible?… Recuerda que lo puedes prevenir cambiando tu dieta y con PURE FOR MEN.

5. Experimenta con lubricantes de acuerdo a tus gustos

Ya que superamos el proceso del lavado anal… Llegó la hora de soltarlo, darla toda en el escenario y para eso, lo primordial es que no haya dolor, así que además de relajarte (porque recuerda que la tensión, también tensionará tus músculos haciendo que, o no entre nada por tu ano e incluso peor aún, entrará con un dolor que hará que no lo quieras volver a repetir), es importante que obtengas ayudas, pero las ayudas correctas.

Existen diferentes lubricantes que pueden ayudarte para que la relación fluya, hay lubricantes a base de agua, aceite, incluso de silicona (uno de los más recomendados y desconocidos) y obviamente la que más fans tiene, la saliva, aunque ésta no sirva para una relación sexual de larga duración, siempre la tienes al alcance. Una buen lubricante puede hacer la gran diferencia.

6. Protégete y detente cuando es necesario

Como ya lo mencionamos anteriormente, aprende a conocer tu cuerpo y aunque todo puede ceder un poco, recuerda que en el sexo se está introduciendo como mínimo un pene o un juguete por tu ano, así que éste en la gran mayoría de situaciones, por no decir todas, se generan micro-fisuras.

Así que aunque te guste el sexo rudo, igualmente debe cuidarte para luego seguirte entreteniendo sin problemas de salud. Siempre recuerda que ver un poco de rojo, puede significar sangre y es una señal de que se ha vuelto demasiado brusca la situación o quizás no has usado suficiente lubricante, así que es hora de parar.

Una fisura anal es un desgarro rectal que no es grave, pero tarda mucho tiempo en curarse, generalmente varios meses, pero no se considera peor que una hemorroide. ¿Recuerda el punto 1? De nuevo la fibra ayudará al proceso de curación de estas dolencias comunes que afectan a pasivos.

Esto también te lo decimos sólo para que tenga un cuidado personal mejor, no para que le temas al sexo y menos a las relaciones anales. Disfrútalas, PERO CON MESURA.

7. Conoce tus alergias

Ya nos estamos volviendo repetitivos pero es necesario… En el sexo es importante aprenderte a conocer, explorar tu cuerpo porque ésta es la única forma de saber cómo sacarle todo el potencial a la herramienta que te brinda placer.

pasivoY dentro de ese autoconocimiento, está observar detenidamente las texturas, colores y reacciones que tienes con los diferentes implementos que usas, porque puedes volver una bonita o excitante experiencia en una visita al médico.

Conoce tus alergias, es posible que no vayas con el latex y existen condones y guantes (tal vez te guste el fisting) de otros materiales, también intolerancia con componentes de los lubricantes o cualquier otra cosa que desees usar, recuerda que tu pene y tu ano son sagrados.

Existen componentes con los cuales nuestro cuerpo no va, algunos químicos, otros incluso orgánicos, eso no tienes forma de saberlo a menos que pruebes, descubras y le pongas atención a las reacciones en ti.

8. Aprende a sentirte

Recuerda que para lo que acá te estamos aconsejado, nos basamos en algunos conocimientos médicos que hemos consultado, aunque no somos del área de la salud, pero sobre todo, te lo compartimos porque lo hemos aprendido a través de la experiencia.

Así que, ten muy en cuenta que el ano y el recto son las terminaciones de tu intestino grueso, así que el sexo anal estimula a través de sus movimientos a tu organismo, además que obviamente tu cuerpo siempre está en constante trabajo de digerir el alimento de tus últimas horas por más lavado que estés, lo cual significa que puedes darte placer a ti y tu compañero todo el tiempo que desees, pero aprende a conocer y sentir tu cuerpo.

Si aprendes a sentirte, llegará el punto en que sabrás que debes volver a entrar al baño y repetir una corta rutina de limpieza… Claro, esto para largas jornadas de sexo y obviamente todo mejora si tu alimentación es cuidada y tienes ayudas como PURE.

pasivo

9. Si te gusta a pelo, testéate

Las ITS no son un juego, ni un misterio. Así como existe el VIH, también están sífilis, gonorrea, herpes, hepatitis, VPH, condilomas, ladillas y más… Y la mejor forma de hacer nuestro máximo esfuerzo para evitar estos fuertes nombres son los preservativos y cuidados que puedas darle a tu cuerpo, sin embargo el bareback (o a pelo), también te lo puedes permitir.

pasivoHay quienes prefieren tener sexo sin barreras artificiales y esto obviamente tiene cierto riesgo, así que siempre es importante que si decides que tu vida sexual se tome estas “libertades”, mantener una especial atención en tu salud a través de exámenes de sangre para saber tu estado en cuanto a las ITS, porque ante cualquier situación inesperada es mejor una detección temprana.

Obviamente tener sexo sin condón, no es lo más recomendable por el sistema de salud, pero tampoco podemos atarte las manos y obligarte a hacer que no deseas, pero sí te recordamos que es importante que te cuides y tener control de tu salud. La gran mayoría de centros de salud sostienen que los hombres homosexuales sexualmente activos, deben realizarse exámenes de sangre cada tres a seis meses, sin embargo si tu práctica es a pelo, te recomendamos una revisión más constante y estar al día con tus vacunas.

Recuerda que gracias a la ciencia, la ventana de detección del VIH ya es menor y otras infecciones de transmisión sexual también puede detectarse rápidamente, así que la asesoría médica siempre está a la mano, para que ni de locos te vayas a medicar sin supervisión médica.

10. Ejercita tu cuerpo

No todo el trabajo es interno o intestinal, con esto tampoco te estamos diciendo que tengas que cumplir con los cánones de belleza sociales, ya que los gustos y la belleza son asuntos subjetivos. SIN EMBARGO, quieres aguantar mejores jornadas de sexo en las que te sientas el mejor pasivo ever, entonces cuida tu cuerpo, ejercítate, púlete.

Hay a quienes les gustan los hombres velludos incluso en el trasero, hay otros que los prefieren sedosos, lisos y sin vellos, eso depende de cómo prefieras sentirte y el tipo de parejas sexuales que busques, así que de acuerdo con lo que disfrutas, cuida tu retaguardia, para esto hay muchas técnicas que dependen de tus propias experiencias, lo que sí te dejamos claro es que es importante que primero pienses en ti y cómo te deseas sentir.

Con esto, la clave de ejercitar tu cuerpo no es bajar de peso o moldear tus músculos, ya eso lo decidirás tú, lo realmente importante es AUMENTAR RESISTENCIA. Aprende a manejar tu anatomía.

Cuando eres versátil o pasivo y quieres dar lo mejor de ti en la relación sexual anal, ten muy presente que tu tren medio y bajo, es decir piernas, glúteos, lumbares y abdomen requieren ejercitarse, aumentar fuerza para provocar movimientos más efectivos y por ejemplo, evitar calambres durante la penetración en diversas posiciones.

pasivo

BONUS TRACK

Juega con tu underwear, explora la lencería masculina erótica como los jockstraps (suspensorios) u otros implementos… Si es precisamente para el momento erótico, incluso usa ropa de cuero o fetish que hará volar la imaginación propia y de otros.

Ser pasivo no consiste sólo de la penetración anal, tiene que ver con sacarle provecho al rol sexual que deseas asumir para jugar, divertirte y brindarte placer a ti, tu compañero o a quienes quieras, eres libre de disfrutar tu cuerpo, que nadie, ni nada te limite.

Entenderse como pasivo es un estilo de vida que reivindica al hombre por fuera de cánones de masculinidad tóxica, recuerda que se puede ser un oso, twink, femme o masc, e igualmente pasivo, nuestros cuerpos como la sexualidad son tan diversas que lo único que nos importa es que vivas sin etiquetas, pero cuidándote y entendiendo que sólo tú tiene el control de lo que desees ser o hacer.

¿Para ti cuál consejo falta acá? Cuéntanos en los comentarios…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

CAPTCHA ImageChange Image