El Gobernador John Carney firmó una ley que prohíbe en Delaware las terapias de conversión para la juventud LGBT.

La nueva ley prohíbe a los profesionales de la salud mental ejercer esta polémica terapia en menores de edad.

El proyecto de Ley SB65 denomina la terapia de conversión o la “terapia renovadora” como “cualquier terapia o tratamiento que apunte al cambio de la identidad sexual o de género… incluye cualquier esfuerzo por cambiar el comportamiento o expresión de género, eliminar o reducir sexual o románticamente sentimientos hacia personas del mismo género.”

La Asociación Americana de Psicología condena las terapias de conversión, escribiendo en un reporte que la base de ese tratamiento está basado en “una visión de la homosexualidad que ha sido rechazada por la mayoría de profesionales de la salud mental.”

FOTO: revistazero.es

Investigando, también se determinó que las terapias de conversión pueden tener grandes riesgos en la salud y desempeño del individuo con complicaciones como la depresión, sentimiento constante de vergüenza y culpa, que pueden llevarlo a pensamientos suicidas.

El Gobernador publicó una foto en su cuenta de Twitter agradeciendo a todas las personas que apoyaron la ley y la llevaron a ser una realidad.

“Todos las personas de Delaware, incluyendo los niños merecen ser respetados por quienes son y estoy orgulloso de firmar esta ley hoy”

Delaware se convierte en el 14 Estado Americano que prohíbe las terapias de conversión a niños y jóvenes LGBT.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here