Después de escuchar la experiencia de Juan Castro y Pablo Silva, la primera familia homoparental que pudo adoptar en Argentina, la historia de Martín y Matías* llega como un relato necesario para conocer la realidad de este complejo proceso en este país.

Diario de Adopción es el blog que inició la pareja para compartir con sus lectores todos los procesos, problemas y dudas que dos homosexuales enfrentan cuando deciden iniciar un proceso de adopción. En egoCity tuvimos la oportunidad de hablar con Martín, quien nos compartió su experiencia:

¿Qué tienen para decir del caso de Juan Castro y Pablo Silva? ¿Por qué creen que son apenas la primera pareja homoparental en lograr la adopción en su país?

En realidad responde al proceso normal de adopción. Ellos acaban de recibir la adopción plena, que es un trámite que suele tardar un año aproximadamente, y se inicia en el momento en que los niños se mudan con ellos. Para llegar a esa instancia, el proceso de adopción suele tomar entre dos, tres, o hasta cinco años. Es por eso que, existiendo el matrimonio igualitario desde 2010, ahora comienzan a llegar estos primeros casos, respondiendo a los plazos actuales de la ley de adopción de nuestro país.

¿Qué podemos saber de Martín y Matías?

Yo soy periodista y Matías es antropólogo. Yo tengo 30 años y él 37. Estamos casados desde el año 2010 y vivimos en Buenos Aires, Argentina. Cada uno desde antes de conocernos tenía proyectado iniciar el proceso de adopción cuando formara una familia, así que desde que nos conocemos, tenemos en mente este proyecto, ahora juntos.

¿Cuál es su mayor preocupación respecto al proceso?

No saber qué va a ser, ni cómo, ni cuándo. Es entregarse completamente, con los ojos vendados al Estado. Más que el plazo, nos preocupa a veces que condicionantes registrar en nuestro pedido de adopción (edades de los niños, por ejemplo). Eso es un factor importante no solo para determinar los plazos de tiempos, sino también en nuestra capacidad para afrontar la adopción.

¿Y respecto a la paternidad en general?

Creo que lo que más pensamos es qué edad de niños estamos preparados para recibir. Nos gustaría recibir a cualquier niño en nuestra casa, pero también tenemos que ser sinceros con nuestras capacidades y disponibilidades para ser padres.

¿Cómo es esta familia que tienen en mente?

Sin dudas queremos atravesar este proceso más de una vez. Nos vemos con más de un hijo, por eso muchas veces fantaseamos con la idea de ofrecernos para adoptar hermanos. Nos vemos con una casa linda, con jardín, algunos niños corriendo por ahí, nuestro perro labrador y algún gatito acostado en el tejado.

¿Qué respuesta han tenido de amigos y familiares?

Bueno, recién estamos empezando a contarlo, de a poco. Pero todos lo reciben con mucha alegría, ¡a la que nosotros respondemos con templanza! No queremos que nos contagien la ansiedad, ya que estamos tratando de tomarlo con calma para no desesperarnos en un año…

¿Conocen más parejas homosexuales que estén haciendo el proceso o que por algún medio ya tengan un hijo?

La verdad que no, por eso me pareció también interesante volcar la experiencia en el blog.

¿Por qué decidieron adoptar y no, por ejemplo, tener un hijo biológico de alguno de los dos?

Respetamos a las parejas que toman esa decisión, pero nunca nos identificamos con esa opción. En nuestro país hay mucha pobreza y marginalidad, por lo que nos parece que no tiene sentido traer otro niño más al mundo – o al país – cuando hay miles que no tienen una familia ni un hogar. Yo, personalmente, creo que en cierto aspecto formar una familia homoparental tiene también una función reparadora con la sociedad, cuando decidimos adoptar a aquellos niños que están siendo abandonados por otras familias.

¿Por qué han decidido documentar y compartir su experiencia?

Queremos mostrar nuestro camino a seguir para llegar a la adopción, tanto burocrático como personal. Internet es una herramienta poderosa para compartir experiencias personales que le sirvan a otros, desde diferentes rincones del mundo. También creo que el blog cumple una función más individual y egoísta, pero bueno: ¡es un espacio de catarsis! Cada vez que la burocracia me esté por volver loco, ¡Ingresaré en él para desquitarme!

¿Cuál sería el principal consejo que le daría a una pareja que va a iniciar este proceso?

La verdad, no nos creemos aptos para dar ningún consejo. El espacio del blog y el facebook es simplemente dar a conocer nuestra experiencia concreta, pero sin dar consejos. Cada proceso es diferente. Capaz, una vez finalizado este camino, en unos años, pueda responder a esta pregunta.

 

 

*Los nombres fueron cambiados por petición de la fuente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here