Rompiendo esquemas, no sólo en redes sociales sino en los estándares de género, por su autenticidad, E.J. Johnson es el único hijo de la leyenda de los Lakers que se ha convertido en un fenómeno en los medios de comunicación.

Tras confesar su homosexualidad, el hijo de Magic Johnson se convierte en “ícono”. Aunque durante años trató de volar bajo el radar, su historia ha sido pública casi desde el momento de su nacimiento.

Su llegada al mundo estuvo rodeada de polémica cuando meses antes su padre, Magic Johnson, dio el paso de contarle al mundo que era portador del virus de VIH, una infección asociada en ese entonces con la población LGBT.

Por suerte para él, su mujer Cookie y el hijo que llevaba dentro, no resultaron infectados y, el bebé, Earvin III (EJ), nació libre de la enfermedad. Hoy, después de años de polémica sobre su orientación sexual, es un pequeño fenómeno de masas que ha sabido explotar todo ese ruido a su alrededor.

Tiene más de 600.000 seguidores en Instagram y ya ha pasado por dos reality de televisión, uno sobre los niños ricos de Beverly Hills que duró cuatro temporadas, y otro dedicado a él. Éste no terminó como su protagonista esperaba.

Hace unos días, el único hijo de la leyenda de los Lakers y de Earlitha Cookie Kelly, fue el centro de atención de un festival de cosméticos en Los Ángeles en el que se habló de la revolución de género y de la androginia como estilo de vida.

Hace un par de semanas, The New York Times publicó unas fotos del joven de 25 años como portada de su suplemento de estilo, dando cuenta de su evolución después de que el portal sensacionalista TMZ le abordara con preguntas personales mientras salia de una discoteca tomado de la mano de su novio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here