Luego de una iniciativa que buscaba remover la terapia de conversión gay, el primer ministro no planea verse comprometido con el tema.

Chris Csabs es el promotor de esta iniciativa que hasta el día de hoy ha recogido alrededor de 43.000 firmas a través de la plataforma Change.org con el fin de llevar una petición dirigida al Gobierno australiano encabezado por el nuevo primer ministro Scott Morrison en materia de desaprobación por el ejercicio de la terapia de conversión gay.

Csabs es un sobreviviente de dicha terapia, quien desde muy joven a sus 17 años de edad se vio visto a afrontar una de las más fuertes experiencias de vida que lo llevarían incluso a desear morir.

“Cada semana, los miembros hablaban sobre sus ‘pecados’ y aprendimos sobre las razones espirituales y experienciales por las que nos habíamos ‘convertido en homosexuales’. Estaba tan avergonzado y lleno de culpa que permanecí completamente célibe durante años. La llamada ‘terapia de conversión’ causa depresión, autodesprecio e incluso suicidio. Recé a Dios pidiéndole que me curara o me matara. Estaba tan deprimido que quería morir. El trauma asociado con esa parte de mi vida todavía me afecta “

Junto con otras personas sobrevivientes a este proceso de conversión gay (Sexual Orientation Changes Efforts – SOCE), Chris elaboró un a serie de recomendaciones políticas las cuales denominó “Declaración de supervivientes de SOCE” (The SOCE Survivor Statement) con el respaldo de varios grupos en asociación a líderes y organizaciones de la población incluyendo la Amnistía Internacional Australiana.

Durante el día conmemorativo al empoderamiento de la población LGBTQ joven celebrado el último viernes de agosto “Wear it purple day”, Chris Csabs envió un paquete que contenía la declaración, petición y las miles de firmas al primer ministro Morrison y a Greg Hunt del ministerio de Salud.

Con expectativas altas en que esta petición llegase a tener un gran impacto frente a las leyes que ahora acompañan este ejercicio de la “Terapia de conversión gay” y en la formulación de las políticas, el gobierno australiano actualmente liderado por el partido liberal y un nuevo primer ministro con tajante historial anti-LGBT ha avivado los rumores alrededor de una posible reversión de los derechos de la población diversa en Australia.

El nuevo líder del país quien anteriormente voto en contra del matrimonio igualitario se expresó con respecto a la petición que se promueve haciendo saber su apoyo a la población diversa pero su declive a verse comprometido con este tipo de iniciativas.

“Respeto a las personas de todas las sexualidades, respeto a las personas de todas las religiones. Amo a todos los australianos. Las personas deberían tomar sus propias decisiones sobre sus vidas. Nunca he estado involucrado en algo así, nunca he apoyado algo así, simplemente no es un problema para mí y no estoy planeando involucrarme en el tema”.

Algunos representantes políticos se alzan en voz refiriéndose al tema, por los Laboristas liderado por Bill Shorten prevén la prohibición de esta práctica como algo primordial si logra llegar al poder y Los verdes en representación de la senadora Janet Rice indican que esta práctica “dañina y trae consigo consecuencias fatales

Los activistas que han secundado esta iniciativa esperan que el gobierno estudie cuidadosamente las recomendaciones planteadas por este grupo, que a partir de allí se tome una postura real y decisiva frente al tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here