Soy latino, homosexual, tengo VIH y decidí disfrutar.

Aprovecho mi tiempo en este planeta para amar, desear, construir, deconstruir, experimentar, descubrir, demostrar y vivir. A cada una de las personas que crea que alguien como yo no tiene derecho a disfrutar cada segundo que tiene, le digo de una vez: mi placer es mi revolución.

Por años nos trataron como seres peligrosos, que no se podían tocar, que no se podían amar y que nos teníamos que hacer a un lado mientras las personas “limpias” siguen con su vida.

Ésta es una invitación a todas las personas seropositivas, para que dejemos de estar en su segundo plano y sentir que merecemos menos.

Artículo publicado en nuestra edición impresa Ángela Ponce. Haz clic acá para conseguir la tuya: http://bit.ly/egocity-nongender

angela ponce

La ciencia está de nuestro lado y está comprobado que es hasta más seguro acostarse con nosotros que con otra persona que supuestamente es negativa, que nuestra expectativa de vida es de 80 años y que podemos tener hijos sin pasarles nuestra condición. Por estas y más razones, ser amado y aceptado no debe ser algo por lo cual estar agradecidos. No es un favor, es lo que merecemos.

Así que, aunque todavía haya personas que nos llamen egoístas por, por ejemplo, buscar hacernos un tatuaje, pues nos hacemos diez si así lo queremos.

Personas que nos señalan y miran feo por vivir nuestra sexualidad… Les aseguro que la pasamos mejor que ustedes. Y siempre que haya gobiernos que no tienen en su prioridad conseguir y aportar los medicamentos que necesitamos para nuestro bienestar -hablando de México, Venezuela y Argentina en el caso de Latinoamérica- pues les decimos que acá seguimos luchando, bailando y disfrutando.

Sé que es difícil, especialmente cuando estamos enfrentando un diagnóstico reciente, pues tenemos miedos, pero se lo debemos a todas las personas con VIH que no tuvieron nuestras oportunidades. Esta condición llegó a significar muerte en un punto de la historia, pero hoy en día la hemos resignificado a VIDA. No la desperdiciemos.

Artículo publicado en nuestra edición impresa Ángela Ponce. Haz clic acá para conseguir la tuya: http://bit.ly/egocity-nongender

angela ponce

Que el mundo entero nos vea vigorosos, con sueños, con metas. Artistas con VIH, deportistas con VIH, académicos con VIH, políticos con VIH, amas de casa con VIH, niñez con VIH: Somos 38 millones de personas viviendo con esta condición, cada quien con una nacionalidad, género, una edad, un oficio diferente, pero somos 38 millones con dos cosas en común: un virus que nos identifica y un placer que nos revitaliza.

Que el miedo, el rechazo y los prejuicios se queden en las personas que deciden quedarse en su serofobia, mientras tanto, todos nosotros estaremos aprovechando y disfrutando de este cuerpo que tenemos, que para nadie es una amenaza.

La amenaza es la ignorancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here