FOTO: Bancolombia

Uno de los bancos más grandes e importantes de América Latina y Colombia, Bancolombia, nos sorprendió gratamente este lunes con su nuevo discurso, “Es el momento de TODOS”, y sobre todo con muchas de sus piezas que inundaron las calles donde literalmente nos incluían a todos, tan diversos e inclusivos que le lastimó el ego a una rama retrógrada religiosa de personas que parece que deseara que Colombia fuera en estos momentos Chechenia.

Ya me siento con un discurso hasta repetitivo, pero no me cansaré de repetirlo con tal de hacerle entender al pueblo colombiano una de las partes más importantes de la Constitución del 91: Vivimos en un país laico, con libertad de credo, de expresión y libre desarrollo de la personalidad.

El día de ayer, las redes se inundaron con opiniones, afortunadamente más a favor que en contra, sobre la nueva publicidad de Bancolombia en un parador de bus de Bogotá, donde aparecía una pareja de dos hombres abrazados llevando a su perro, con un eslogan tan simple y lleno de amor como “Es el momento de las nuevas familias. ES EL MOMENTO DE TODOS”, con un TODOS gigante amarillo que rodea y hasta acoge a la pareja en medio de su felicidad.




¡Por fin una empresa con el poder y el talante de Bancolombia se atreve en este país a hablarnos de frente a nosotros sus clientes! Porque sí, nosotros los homosexuales, al igual que las personas bisexuales y las transgénero, también tenemos nuestro dinero en los bancos, usamos tarjetas y hacemos transacciones bancarias y eso no quiere decir que si tocas el mismo datáfono o usas el mismo cajero que yo te convertirás en LGBT.

El Consejo de Estado y la Corte Constitucional nos han otorgado derechos a través de sus sentencias en las cuales nos reconocen como ciudadanos de primera, e incluso, aún más importante, desde el 2013, se reconoce a las parejas del mismo sexo como FAMILIA, por encima de cualquier creencia religiosa que busque anularlas… Sabiendo esto se vuelve hasta cómico e irrisorio, leer que en las redes sociales alguien ataque a la entidad porque, desde su perspectiva personal, dos hombres jamás serán una familia; pues ya saben ¡sí lo somos!

FOTO: Bancolombia

Más allá de conspiraciones sobre la tan nombrada “Ideología de Género”, promovida constantemente por entidades religiosas y sus rebaños “moralistas” (quienes son los únicos que acuñan el inexistente término), la publicidad de la entidad bancaria no responde a una “colonización homosexual” o un plan de “mariquear a Colombia”, hay que tener tan sólo un dedo de frente para entender que la campaña responde en sí a un plan de mercadeo, a un público objetivo que es interesante para la marca, por la simple razón que gastamos y generamos ingresos, duelale a quien le duela, somos un mercado con crecimiento exponencial que representa negocio.

American Express, VISA, Mastercard, Citibank, PayPal, ScotiaBank, BCP, Bank Of America y Wells Fargo son solo algunas de las entidades bancarias que a nivel internacional en otros países de América Latina como Argentina, Perú y México, o incluso en Europa, Estados Unidos y algunos países de Asia, han expresado públicamente su apoyo a la diversidad, a las familias homoparentales y sobre todo a la igualdad, así que realmente lo que hace ahora Bancolombia no es raro, ni nuevo para el mundo… Pero resulta todo un dramático boom para los movimientos cristianos que, además, están contaminados por los fines políticos de sus líderes.

Personajes que promueven abiertamente la discriminación basados en sus preceptos religiosos y políticos han comenzado a promover campañas de desprestigio en contra de la marca y obviamente atacando a la población LGBT. Por ejemplo HazteOir.org, la polémica organización que promueve a través del mundo un bus transfóbico que es expulsado adonde llega, ahora está con líderes cristianos colombianos usando un argumento falaz que desde el sentimiento y la ignorancia le dice a las personas que la entidad bancaria “expulsa a las familias” como sus clientes, así que deben cerrar sus cuentas en la empresa para evitar ser “homosexualizados”…

Creyéndose reyes de la norma, burlando a las cortes y violando los derechos que promueve nuestra Carta Magna, estos movimientos toman esta simple publicidad en la calle para jugar con la mente del pueblo y evangelizar al débil, alejando de nuevo el concepto de familia de lo definido por la ley e incluso hasta por la RAE, alegando que esta imagen lo que hace es deconstruir el término hasta el punto de la perversión donde se atenta contra la naturaleza ¡¿Qué qué?!

Sí, así como se lee… Crean teorías conspiratorias donde no las hay para fortalecer su discurso de odio, hasta el punto que en las redes sociales y hasta en entrevistas en medios nacionales se puede leer y escuchar a cristianos que se auto-atribuyen las voces de miles, para luego retractarse de sus argumentos cuando se dan cuenta que caen en el error; incluso se permiten eliminar el atributo de familia a cualquiera que no tenga como fin último en su vida la reproducción… Con esos argumentos si estamos es llevados del todo.




Recordemos por un momento la definición que tiene la RAE para FAMILIA: 1. f. Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas. 2. f. Conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje… Así que referirnos exclusivamente a que la familia existe para reproducirnos como especie es una falacia en todo el sentido de la expresión.

Otra vez Colombia cayó en el repetitivo e inquisitivo juego de los políticos cristianos, una vez más nos agotamos con ese pobre juego donde hacen caer al pueblo entero en la reducción al absurdo, basan su debate en su propia evangelización y nos llaman a los LGBT pedófilos e incluso comparan a una pareja de dos mujeres o dos hombres con una pareja de perros o gatos… Dicen que mal-formamos el concepto de la inclusión, nos faltan al respeto y claman porque no deberían existir ambientes libres de discriminación, porque nosotros no vamos de acuerdo con sus escrituras bíblicas.

Una publicidad de una empresa privada que le habla a la inclusión y la igualdad, que nace de una gran campaña de innovación social para acercar uno de los bancos más importantes del país a sus clientes, se convirtió en el florero de Llorente que de nuevo desató el eterno debate entre religión y diversidad en un país que aunque LAICO, tiene a sus pastores en la política y a las iglesias inmiscuyéndose en sus leyes, sin que siquiera paguen impuestos (lo que sí hacemos los LGBT).

Como lo mencionó Bancolombia en su comunicado de prensa:

“Hoy estamos invitando a todos los colombianos a ser parte de este gran momento, y cuando decimos ‘todos’ lo decimos con la absoluta convicción de que en este momento no hay espacio para etiquetas, paradigmas o modelos predefinidos. Decimos TODOS que abarca a la gente y al mundo que cada uno quiere vivir desde las diferentes realidades.”

Un abrazo a todas esos nuevos modelos de familia y también a aquellos que no nos quieren. NO ESTAMOS SOLOS.

VER ACÁ EL COMUNICADO DE PRENSA DE BANCOLOMBIA.

Compartir
Comunicador social cibermedial. Comunicador digital y Director de Contenidos de egoCity LGBT Community Network.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here