Uno de los propósitos más comunes al iniciar un nuevo año es el de adquirir hábitos saludables y estar activo físicamente, no solo por alguna decisión estética o para bajar los excesos decembrinos, sino también por bienestar general.

Naturalmente los gimnasios son los espacios más recomendables para lograr estos objetivos, pero lo que a muchos les preocupa es cómo hacer sostenible la iniciativa a lo largo del tiempo.

Para conservar el entusiasmo y la constancia, tenga en cuenta los siguientes consejos que seguro le ayudarán durante todo el 2019 a tener una vida más saludable, haciendo deporte, de manera fácil y sin abandonar el gimnasio en el intento.

1. Entre más cerca, mejor:

Busque un gimnasio que se encuentre lo más cerca posible de su hogar o el sitio de trabajo. Preferiblemente que lo encuentre en la ruta diaria para que la distancia y los tiempos de traslado no se conviertan en una excusa para dejar de lado el ejercicio.

“Es fundamental que el lugar de entrenamiento sea de fácil acceso, incluso hay quienes buscan una distancia prudente a la que puedan llegar corriendo y usan esto como un calentamiento previo a su rutina”

Indicó Milton Vasco, Gerente de Mercadeo y Nuevos Negocios de SmartFit.

2. Prohibidas las rutinas monótonas:

Es importante realizar rutinas establecidas para cada zona del cuerpo. Esto no significa que tenga que hacer exactamente lo mismo todos los días, al contrario, cuando sienta que la rutina se ha tornado monótona o aburrida, busque siempre a un entrenador para que con el acompañamiento profesional pueda variar los ejercicios o involucrar algunas clases. Hoy se pueden encontrar una amplia cantidad de clases con profesores calificados que le ayudan a desarrollar capacidades generales y específicas, dependiendo de las necesidades.

Artículo publicado en nuestra edición impresa #NonGender.Haz clic acá para conseguir la tuya: http://bit.ly/egocity-nongender
NonGender

3. No hay resultados mágicos:

En una semana no se conseguirá tener el cuerpo escultural con el que se ha soñado tantas veces. Es importante tener presente que el entrenamiento físico requiere un proceso y por eso los objetivos deben ser planeados con el entrenador para establecer metas y tiempos reales.

4. Olvídate de la báscula:

La mayoría de las veces las personas se inscriben al gimnasio con la firme idea de que el resultado más valioso es el que ofrece la báscula, que la disminución de kilos es obligatoria durante todo el proceso y símbolo del éxito que se está teniendo.

“Algunas veces la báscula no siempre baja y cuando esto ocurre no debe ser motivo suficiente para darnos por vencidos porque porque algunas veces las personas siguen en el mismo peso, pero los porcentajes de grasa y las medidas sí pueden bajar, por eso es fundamental iniciar en el gimnasio con el acompañamiento de expertos que tomen las medidas antropométricas (de perímetro y pliegues de grasa) y que a su vez hagan el seguimiento”

Indicó Valeria Martinez Zea, Fisioterapeuta de SmartFit.

5. ¿Solo o acompañado?

Socializar es sin duda una de las claves para que el ánimo no se desgaste. Hacer ejercicio en compañía se convierte en un impulso adicional para no tirar la toalla.


Fernando Tabares,
Instructor SmartFit

La motivación para permanecer enganchado con el GYM parte de un estado mental adecuado, en el cual están impresas tres partes muy importantes: primero, un buen diálogo interno, en el cual es fundamental frases motivadoras y de poder, como “soy capaz, lo intento y se que lograré mis objetivos”; segundo, imágenes llenas de claridad donde nos veamos disfrutando del ejercicio, viéndonos felices de estar realizándolo, llegando con una gran sonrisa al GYM, porque sabemos que lo vamos a disfrutar demasiado; y, por último, dejando que esas buenas sensaciones que ocurren cuando tenemos un buen diálogo interno y buenas imágenes, nos lleguen y nos hagan vibrar de entusiasmo y energía porque además de muy buenos resultados físicos estamos llenándonos de salud y vitalidad“.


Susán Moreno,
Nutricionista SmartFit

Así como la alimentación pertenece a los hábitos de vida saludable, la actividad física también, cuando estos hábitos se practican en conjunto, esa sinergia genera cambios favorables en la salud y en el aspecto físico. Comúnmente, las personas toman la decisión de asistir al gimnasio por un objetivo personal, que puede ir desde reducir niveles de colesterol en sangre hasta lograr una figura física deseada“.

Desde mi punto de vista, los alimentos son combustible para el cuerpo, cuando se inician cambios en los hábitos alimentarios de forma constante y disciplinada, los beneficios se sienten y se ven pronto, por ejemplo: nos sentimos con más energía, cambia el aspecto físico haciendo la piel más suave e hidratada, el cuerpo se tonifica, el cabello y las uñas son más fuertes, entre otros. Es de ésta manera que se forma un vínculo entre la persona y los alimentos que consume, puesto que el cuerpo reconoce lo que le beneficia; cuando la persona comienza a ver los resultados deseados, la práctica de actividad física se convierte en algo agradable y necesario para el sentir bien“.


 

Artículo publicado en nuestra edición impresa #NonGender.
Haz clic acá para conseguir la tuya: http://bit.ly/egocity-nongender

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.