FOTO: Andrea and Carissa Levine

Sabemos que conformar una familia puede ser uno de tus mayores sueños y ahora la fertilización es una opción para construir un hogar, así que queremos que conozcas más del tema.

Desde hace algunos años constituir una familia homoparental, es decir, ser LGBTI y tener un hogar donde se conciban hijos, es un deseo más real gracias a los avances de la ciencia y la legislación colombiana, incluso para quienes deciden desistir de la adopción, buscando la gestación con su propia carga genética.

En Colombia, la fertilización para parejas del mismo sexo aún no es una ley constitucional, pero ha sido aprobada en dos ocasiones bajo proyecto de ley por la Cámara de Representantes, la primera en el año 1990 presentada por Javier García Bejarano como regulación de la reproducción asistida, y la segunda en el año 1995 como regulación de la reproducción humana en asistencia científica, por la Representante María Paulina Espinosa de López.

Colombia es uno de los países que ha desarrollado ampliamente su ordenamiento a favor del respeto y protección de las personas LGBTI, fomentando los derechos consagrados en la Constitución, como la igualdad, la no discriminación, la dignidad humana y el libre desarrollo de la personalidad, entre otros.

Todo esto conlleva la posibilidad de conformar una familia, tal como lo hizo la Corte Constitucional de Colombia en el año 2015, cuando luego de ampliar el concepto de familia más allá de un hombre y una mujer, dio luz verde para que las parejas del mismo sexo pudieran adoptar.

Ahora existen organizaciones como CECOLFES (Centro Colombiano de Medicina Preventiva, Reproductiva y Regenerativa), la cual tiene más de 40 años al servicio de las familias, que logran a través de avances de la ciencia y volviendo a lo natural, ayudar a que parejas del mismo sexo puedan concebir, haciendo que sus hijas e hijos compartan al menos la mitad de la parte genética de los padres o madres.

Si hablamos del caso de una pareja de hombres, es necesario el óvulo de una donante para ser fecundado por los espermatozoides de uno de ellos y luego ser transferido a una mujer que lleve a cabo el embarazo. En el caso de dos mujeres se puede asistir de manera natural con la fecundación in vitro, con espermatozoides de un donante, que se introducen en el útero de la madre para conseguir un embarazo.

Sin embargo, sabemos que este tema tiene tanto de largo como de ancho y hace parte de lo que muchas personas soñamos, así que para conocer un poco más, te invitamos a conectarte el próximo jueves 25 de julio a las 7:00 p.m. (hora Colombia) en nuestra página de Facebook, a una conversación en streaming con expertos de CECOLFES y nuestro equipo donde aclararemos dudas y abriremos un espacio para ti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here