Una nueva investigación muestra que los niños transgénero con el apoyo familiar son tan mentalmente sanos como sus pares cisgénero.

Investigadores de la Universidad de Washington han llegado a la conclusión de que los niños trans con el apoyo de la familia tienen los mismos niveles de depresión y ansiedad que sus compañeros cisgénero (individuos cuyo género biológico se corresponde con su identidad de género).

Kristina Olson, jefe de TransYouth Project, se sorprendido por los resultados del estudio que fueron publicados en la revista médica Pediatrics. “No esperaba que lo estuvieran haciendo tan bien” dijo Olson a The Seattle Times.

Infancia trans fuera de peligro

El estudio observó 73 niños transgénero (de 3 a 12) de Estados Unidos y Canadá que estaban viviendo como su auténtico género y tenían apoyo de sus familias. No se encontraron diferencias en las tasas de depresión entre estos niños y un grupo de control de parejas y solteros cisgenero.

Este es el primer estudio de su tipo que fundamenta la ayuda a un grupo demográfico que, de acuerdo a los grupos LGBT como Trevor Project, tiene un mayor riesgo de suicidio. Casi la mitad de las personas trans jóvenes han considerado la posibilidad de suicidarse.

También es compatible con lo que muchos activistas y médicos han predicado mucho tiempo que es que “los niños que son apoyados en su género auténtico no sufren trastornos”, dijo la Dr. Johanna dijo Olson, del Children’s Hospital Los Angeles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here