Oficial de policía de Nueva Jersey afirma que fue despedido por ser gay, está recibiendo un acuerdo de $750.000 y lo reincorporaron a su puesto de trabajo.

Matthew Stanislao alega que, antes de ser despedido de la Policía de Glen Rock en octubre de 2014, fue sometido a un ambiente de trabajo hostil, incluyendo comentarios homofóbicos por parte de sus superiores.

Stanislao también informó de que no se le permitió trabajar con los niños en los programas de extensión, y nunca fue reconocido por su servicio, incluso después de haber rescatado a dos personas de un coche sumergido.

Una demanda presentada afirmó la conducta del departamento y alertó sobre las condiciones de empleo alteradas como un “entorno de trabajo hostil o abusivo”. A cambio de retirar la demanda, Stanislao pidió un pago retroactivo y se le devolvió su cargo de sargento.

Sus abogados afirman que “se ha centrado consistentemente en hacer el trabajo que ama y servir al público”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here