Más de mil personas hicieron parte de las marchas contra el proyecto de ley de la “cláusula de conciencia”, que permitiría la discriminación gay.

Paul Givan, el ministro del Partido Democrático Unido (DUP por sus siglas en inglés), radicó un proyecto de ley en la Asamblea de Irlanda del Norte, que eximiría a las personas con “fuerte creencias religiosas” de las leyes de equidad, permitiéndoles las discriminación contra la comunidad.

“The Rainbow Project”, un grupo LGBT, llevó a cabo la protesta que denuncia este plan, con una marcha en el centro de la ciudad de Belfast. También atendieron varios políticos, incluyendo a Naomi Long de la Alianza, Gerry Kelly de Sin Fein y Alexca Attwood del SDLP que hablaron en la protesta.

John O’Doherty, vocero de la organización, declaró: “Creemos que esta cláusula de conciencia va a crear es una licencia de discriminación para todos los que se oponen a la comunidad LGBT en Irlanda del Norte”.

“No creemos que deban tratarnos como ciudadanos de segunda categoría. Queremos asegurar equidad para nuestra comunidad completa. Esperamos que se nos unan más personas de Belfast, Derry y Newry que están protestando solas, para luchar contra esta legislación draconiana”

A su vez, Patrick Corrigan, de Amnistía Internacional, opina que: “Lo que se está proponiendo no es una cláusula de conciencia, sino una cláusula de discriminación. Esta alteración de la ley no es ni necesaria, ni bienvenida. La ley ya está logrando un balance entre los derechos humanos de la libertad de culto y a no sufrir discriminación alguna”.

“El Primer Ministro de Irlanda del Norte debería concentrarse en erradicar las desigualdades que hoy por hoy enfrentan los miembros de la comunidad LGBT, en vez de fomentar una nueva ley discriminatoria. Incluso podría empezar con la publicación de la ya vencida estrategia de Stormont que ayudaría a evitar la homofobia en el país”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here