La activista ugandesa, Kasha Jacqueline Nabagesera, fue una de las laureadas a comienzos de este mes por el Nobel Alternativo de la Fundación Rights Livelihood Award, gracias a su labor por la población LGBT de su país.

Nabagesera reconoce que “unir a la comunidad LGBT ha sido el mayor logro” en un país donde la homosexualidad es ilegal, y en el cual ella jamás a ocultado su identidad sexual, cortándole amenazas contra su vida, la expulsión de su universidad y múltiples enemigos incluso a niveles del gobierno.

En el 2002 tomó la decisión de convertirse en activista y creó la ONG Freedom and Roam Uganda, la cual dirigió durante durante 10 años, destacándose como una de las mayores defensoras de los derechos de la población LGBT en África, quien resalta también que no tiene intenciones de irse de su país.

“Recibir un premio tan prestigioso es siempre una buena noticia. No solo es una motivación para seguir haciendo lo que hago, sino que también es un reconocimiento a tantos años de lucha, aunque tenga que ser fuera de Uganda”

El premio otorgado a Nabagesera la reconoció como una activista que ha operando contra un sistema hostil y represivo, denunciando violaciones de los derechos humanos y usando herramientas legales y judiciales para avanzar como población LGBT; sobreponiéndose a leyes represivas con campañas innovadoras que rompen los estereotipos que tiene la población en Uganda y toda África sobre la diversidad sexual y de género.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here