La serie de TV de la cadena HBO impacta nuevamente en la pantalla chica con una escena homosexual cargada de mucho erotismo y sensualidad.

El segundo episodio de la séptima temporada comenzó con un encuentro que no se esperaba: una escena casi explícita hombre-hombre entre Jason Stackhouse (Ryan Kwanten) y Eric Northmand (Alexander Skarsgård).

Jason inexplicablemente descubre a Eric, quien ha estado desaparecido y se presumía muerto desde la temporada seis, acostado en la cama rodeado por velas. Luego de que el galán intercambia algunas palabras, ambos se desnudan, se montan en la cama y se besan apasionadamente.

Antes de que la escena de amor llegue al inevitable siguiente paso, todo se revela como un sueño: Jason se levanta completamente vestido y en la iglesia local donde él y Bon Temps están buscando el modo de sobrevivir a la crisis Hep V. Sólo el tiempo dirá si el sueño erótico de Jason se hará realidad, pero es importante recordar que él y Eric tienen un vínculo que va más allá de los músculos: Jason una vez le dio a Eric su sangre para que sobreviviera, lo que los conectó en un nivel psíquico.

Por más sexy que fue la escena entre Jason y Eric, no fue el único sueño homoerótico de Jason. La temporada pasada tuvo un sueño con un vampiro Warlow (Ben Flynn).

https://www.youtube.com/watch?v=7hRbVSzNx6Q

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here