«Estamos avanzando mientras resistimos»

Uno de los referentes políticos LGBTI más recordados ha sido Harvey Milk, él fue el primer hombre abiertamente gay en ocupar un cargo de elección popular en Estados Unidos, en 1977 fue elegido como miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco, desafió a la clase gobernante de ese entonces y fue asesinado al poco tiempo de haber asumido el cargo.

Foto: gaynation.co

Definitivamente fue el inicio de la activa participación de esta población en los escenarios políticos no solo de Estados Unidos, sino de diferentes lugares del mundo.

Se veía posible que una lesbiana o un gay pudieran asumir un cargo de elección popular gracias al movimiento social y a las luchas constitucionales en torno a la igualdad que fueron cogiendo fuerza. En los últimos años se ha evidenciado principalmente en Europa y Estados Unidos.

Johanna Sigurdardottir, fue ministra de Islandia y después se convirtió en la primera mujer abiertamente lesbiana que llegó a ser presidenta de un país.

Foto: soyhomosensual.com

Corine Mauch en el 2009 fue la primera mujer lesbiana alcaldesa de una ciudad europea, Zurich.

Foto: corine-mauch.ch

Así mismo, Annise Parker, fue alcaldesa de Houston a sus 53 años, resistió los ataques de la extrema derecha y logró llegar a ocupar el cargo.

Foto: outsmartmagazine.com

Chris Carter, fue Ministro de Educación de Nueva Zelanda, después de haber ejercido como diputado y creó algo que llamó Rainbow Labour, una corriente que defiende los derechos de la población LGBTI.

Foto: collider.com

Por otro lado, Klaus Wowereit fue alcalde de Berlín en el 2001, su gestión fue crucial para posicionar a Alemania como un foco cultural más dinámico.

Foto: interaktiv.morgenpost.de

Así como los mencionados anteriormente, en Latinoamérica también la lucha de la población LGBTI por defender sus derechos se ha dado a pasos lentos pero significativos.

Para el 2017 según la Ministra de la Mujer de República Dominicana, en el III Encuentro de Liderazgos Políticos LGBTI de América Latina y el Caribe había 70 personas abiertamente LGBTI en cargos de elección popular.

Lo cual sirvió para promover oportunidades de líderes y lideresas LGBTI para participar en el proceso democrático como alternativa o camino para alcanzar la equidad e igualdad social.

En Colombia por ejemplo, hay personas que se han convertido en referentes importantes que han motivado a la población LGBTI para que vean que sí es posible participar en política y ser elegidos.

Claudia López, ex candidata a la Vicepresidencia de Colombia y actual senadora por el partido Alianza Verde y su esposa Angélica Lozano, quien fue activista LGBTI y ahora es congresista.

Foto: pulzo.com

En el 2015 fueron 70 personas LGBTI las que decidieron aspirar al Congreso de la República y en las pasadas del 2018, según EL ESPECTADOR, fueron solo 14 las que decidieron luchar por llegar a este espacio a pesar de la campaña de odio de grupos religiosos y la derecha del país usando la supuesta Ideología de Género como carta para confundir a la ciudadanía en contra de esta población y el derecho a conformar una familia.

De dicha lista dos candidatos lograron la votación necesaria para llegar al cargo pero varios candidatos realizaron el ejercicio y sirvió para fortalecer los procesos en sus respectivos territorios, organizarse y pensar en seguir participando en política, vienen las elecciones a los concejos y es casi seguro que la diversidad dará mucho de qué hablar, no serán dos, serán más ocupando espacios decisivos para el futuro de las poblaciones históricamente olvidadas y estigmatizadas.

«La diversidad es imparable, conocemos nuestros derechos y vamos por ellos.»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here