La primera dama de EEUU dio el discurso de graduación en la Universidad Estatal de Jackson en Mississippi y habló en contra de la anti-LGBT de “libertad religiosa”.

Si no somos capaces de ejercer nuestro derecho fundamental al voto, les garantizo que gran parte de los progresos que hemos luchado estará bajo amenaza. El congreso seguirá paralizado. Las cámaras estatales continuarán entorpeciendo los derechos de voto y escribiendo la discriminación en la ley. Lo vemos aquí en Mississippi, hace tan sólo dos semanas, la rapidez con que el progreso puede echarse hacia atrás, lo fácil que es señalar a un grupo pequeño y marginarlos por ser quienes son o que les gusta.

Así que tenemos que estar a la par con todos nuestros vecinos (heterosexuales, homosexuales, lesbianas, bisexuales, transgénero; Musulmán, Judío, Cristiano, inmigrante hindú, nativo americano) por marchar por los derechos civiles, no se trata sólo de los afroamericanos, se trata de todos los estadounidenses. Se trata de hacer las cosas más justas, más igualitarias, más libres para todos nuestros hijos y nietos. Esa es la historia que todos tienen la oportunidad de escribir. Eso es lo que esta universidad histórica ha preparado para hacerlo.

El presidente Obama dijo que la ley de Mississippi debe ser revocada el viernes 29 de abril en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro británico, David Cameron. Activistas han organizado una marcha en la mansión del gobernador para el 1 de mayo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here