¿Qué es lo que ves frente a tus ojos? ¿Qué tan frágil puede ser la línea que separa las concepciones culturales de lo masculino y lo femenino? ¿Quiénes somos realmente o quiénes quieren que seamos?

El género, no es finalmente más que una concepción cultural que la sociedad, a través de sus instituciones, ha impuesto en nuestros cuerpos dentro de un sistema binario para la estratificación política y económica, catalogándonos así como hombres o mujeres.

Sin embargo, con lo que probablemente no contaban estructuras como la iglesia y el gobierno, es que las personas con el pasar de los años hemos logrado evolucionar desde diferentes perspectivas, entre las que se encuentran la visión que tenemos de nuestros cuerpos, el gran punto en el que la moda a lo largo de la historia ha entrado con el mazo dando.

nongender

La industria de la moda y el arte llevan siglos uniéndose en una mezcla explosiva que nos ha otorgado la oportunidad de romper cadenas, jugar y vivir fuera de la zona de confort de la sexualidad, el género y los esquemas mentales, abriendo la puerta a que diversos sectores sociales LGBTIQ encuentren acá su lugar.

La moda le ha dado un nuevo significado a la expresión del género para mantenernos en tránsitos constantes, dejando relegada esa visión simplista que se amarra a la genitalidad para más bien convertirnos en seres tan mortales como divinos, ¡son nuevos aires de liberación a partir de la autodeterminación retornando a nuestras raíces!

Artículo publicado en nuestra edición impresa #NonGender.Haz clic acá para conseguir la tuya: http://bit.ly/egocity-nongender
NonGender

Ahora retomamos antiguos conceptos, en los que buscamos, a través de la fusión de los géneros, entender nuestra propia humanidad desde lo sagrado, es allí donde la androginia, intersexualidad y transexualidad juegan un papel primordial para la sociedad actual.

#NonGender más que un proyecto editorial o un trabajo fotográfico, es entendido, según sus creadores y el equipo de trabajo, como un gran flujo de energía positiva que se sincronizó para hablarle de cerca a Colombia y América Latina sobre las diversidades y sus testimonios de vida, porque en la diferencia nos encontramos.

“¿Cuál es el lío con el género?”

nongenderRichi Patiño, uno de los precursores de la idea, fotógrafo de profesión, ha mantenido a lo largo de su vida una constante pregunta sobre el género, impulsada también por su búsqueda de una identidad propia, libre de discriminación, acorde con su filosofía de vida, partiendo siempre de la energía universal.

Luego de otro tipo de estudios profesionales que no le llenaban del todo, decidió retomar su pasión por la imagen y capturar la estética del ser humano a partir de retratar el rostro de su entorno.

Descubrió que con su conocimiento de iluminación y colores, podía dejar una huella especial en su trabajo, lo cual además le abrió camino en la industria de la moda y la producción fotográfica.

Fue hace tan sólo dos años que tomó la decisión de meterle todo su esfuerzo a entender y conocer un poco sobre teorías de género, luego de la duda de su abuela que lo dejó sin palabras, frente a la confusión que surgió cuando conoció a uno de sus amigos, “ella me dijo ‘mijo, ¿su amigo es hombre o mujer?’, así que le respondí que eso realmente no importaba y ahí fue que me pregunté, si a mí eso no me importa, por qué a la gente le parece tan relevante, ¿cuál es el lío con el género?”.

Su profundización en la comprensión del género se ha fusionado con la habilidad que posee con el lente, hasta el punto que logra en los retratos de sus modelos explorar territorios inesperados, donde el maquillaje, las prendas y las poses desdibujan las diferencias de lo masculino y lo femenino, sin violentar la esencia del sujeto frente a la cámara, ni la presencia de las marcas. Armonía perfecta.

Es desde el Colombiamoda de 2017 que se conoce con Dave Castiblanco, uno de los modelos que junto a Ricardo Domínguez, ha logrado mayor visibilidad en los últimos años para la androginia en las pasarelas y campañas publicitarias a nivel nacional. Logrando una buena amistad, deciden unir conocimientos para concebir una idea conjunta: Retratar el fluir del género desde lo básico, con una estética elegante, pulcra, minimalista y sobre todo humana.

nongender

Ni binario, ni agresivo

nongenderCastiblanco, con tan sólo 24 años ha logrado catapultarse en la escena nacional y latinoamericana como modelo andrógino con un discurso lo suficientemente potente para, con amor, hacerle entender a Colombia que las personas diversas también existen y deben ser respetadas.

Gracias a haber crecido en un entorno mayoritariamente de mujeres, sin referentes de masculinidad tóxica, se formó lejos de cánones de comportamiento agresivos o permeados por el machismo.

“Nunca me he considerado una mujer, ni me preguntaba si estoy siendo hombre o mujer, sino que me era natural tener cosas que tenía mi familia, mi amigos, todo mi entorno”

Sin embargo entenderse desde una visión tan propia le trajo problemas a la hora de llegar al colegio, puesto que chocaba directamente con los códigos sociales sobre los que se suponía es actuar, comportarse, vestir y verse como un hombre.

“Todos esos estereotipos alrededor de la figura masculina, me hicieron cuestionar mi identidad, porque yo no soy ese chico que están queriendo ver ¿por qué será que me gustan las cosas de las chicas, pero también de chicos?”

Incluso resalta que vivir otra visión sobre el mundo le trajo problemas en su colegio, no sólo a él, puesto que no jugar fútbol, no ensuciarse, tener amigas o escribir ordenado en los cuadernos con lapiceros escarchados, lo hacía foco de discriminación y a su madre, quien es psicóloga, la volvieron también punto de señalamientos.

“Nunca fui una persona que se atribuyó a la violencia, nunca me interesó eso porque fui criado bajo los valores de respeto y sentimientos bonitos por las personas, más allá de violentar por hacer parte de un molde patriarcal. Así que a mi mamá la llamaban por detallitos para preguntarle si criaba bien a su hijo”

Siendo pequeño se enfrentó al bullying, lo cual describe como una etapa muy fuerte que le generó depresiones, por más que fuera siempre de los primeros de la clase. Su adolescencia y con ello la pubertad lo llevó a enfrentarse con vivencias que, como el maquillaje para tapar el acné, hicieron que fuera tachado como una persona con la intención de ser mujer, aunque para él lo femenino no es significado de algo negativo.

“Es un juego de preguntas que siempre me abrumaban y me llegaban todo el tiempo”

Aunque ya no lo toma desde la victimización, ahora reconoce que debido a todo lo que esta etapa generó y lo que puede llegar a causar en muchos jóvenes LGBTIQ, tuvo una personalidad hasta cierto punto suicida, algo que es necesario hablar en estos tiempos, porque aún en las instituciones educativas se molesta a quien se siente diferente.

Artículo publicado en nuestra edición impresa #NonGender.Haz clic acá para conseguir la tuya: http://bit.ly/egocity-nongender
NonGender

“Existe la necesidad de hablar para sensibilizar y no tener que vivenciar más suicidios. Ese es parte de mi testimonio, me parten el alma vivencias como las de Sergio Urrego, porque yo también viví todo eso”

Ahora en retrospectiva, analiza que desde pequeño su orientación sexual había sido hacia los hombres, pero que su identidad de género realmente no responde a sistemas binarios. Sin embargo, hace aproximadamente cuatro años logró descubrir mucha más de sí mismo conectándose con estudios y teorías de género que le abrieron un lugar en la sociedad que aún no encontraba, fortaleciéndose cuando en el 2017 se encontró con una edición especial sobre los nuevos espectros del género en National Geographic Magazine… A partir de allí fortaleció la construcción de su argumento sobre la diversidad, lo que hoy ha vuelto su estandarte.

“Permítanse ser reales, no cuestionen sus aspiraciones simplemente por que el entorno los cuestiona, sean fieles a sí mismos sin violencia, como personas estructuradas y con valores, sin necesidad de estar en la heteronormatividad”

Visibilizar la androginia y las identidades de género no binarias ante la sociedad lo toma como un compromiso, su apuesta personal. Sabe que no es algo nuevo, ni inventado, pues toda la vida ha vivido ser una persona andrógina y no binaria, pero darle nombre le otorga existencia.

nongender

Su postura y físico, la cual le ha abierto puertas en la industria de la moda donde actualmente resalta, en un comienzo le dificultó su caminar debido al prejuicio social. Como bailarín de danza contemporánea y modelo profesional construyó su carrera peldaño tras peldaño, con rechazo por marcas masculinas por su apariencia femenina y recelo de marcas femeninas por igualmente ser un hombre. Su primera editorial de moda como chico/chica, como él lo define, fue en el 2014 y ésta lo puso al nivel de las tendencias internacionales, teniendo como referente a Andrej Pejic (ahora Andreja Pejic)

Durante su segunda feria de Colombiamoda, en el 2018, luego de un año de madurar la idea junto a Richi Patiño, sobre realizar unas fotografías que lograran que quien las observe llegue a preguntarse por la delgada línea entre los géneros, descubrir a dos seres como Christian Aladino y Sarah Gil Alvarado fue la cereza en el pastel, dos perfiles del modelaje que responden a la estética de género neutro.

Androginia e intersexualidad, tan mágicas como perfectas

El primer personaje en la historia de occidente que le da nombre a la androginia (andro = hombre / ginia = mujer) es Platón, en “El Banquete”, a través del mito griego que expone la creación de los seres humanos y cómo la superioridad que alcanzan como seres andróginos los vuelve un peligro ante los dioses, por lo que deciden separar su cuerpos.

nongender

Igualmente en la India, la androginia hace parte de los aspectos más venerables a través de una de las representaciones de Shiva, explicando una carga energética de ambos géneros. Lo mismo pasa con la intersexualidad (incluyendo el ser hermafrodita), los antiguas religiones veneraban a quienes obtenían, como un regalo de los dioses, aspectos de ambos géneros, eran lo más cercano a deidades… Incluso la ilustración barroca de los ángeles de segunda categoría, presentan una estética que parte de la concepción del ser a partir de la unión de ambos géneros.

Entonces, ¿por qué se les persigue en la actualidad? Aún no logramos comprenderlo.

nongenderChristian Aladino, un joven pereirano que llega al modelaje por accidente y en esa misma vía descubre la androginia, ejerciendo el oficio a través del descubrimiento de su estética, más por una demanda de la industria que por una concepción propia, sin embargo, ésta le entrega un abanico de oportunidades para encontrar su lugar en la sociedad.

Este estudiante de gastronomía, no se vale de las etiquetas para concebirse como gay, prefiere verse como un mundo propio, no necesita encajar en el mundo porque le interesa simplemente ser. Y de la experiencia otorgada por Dave y otros referentes como Andreja Pejic, logra comprender que “la magia de la androginia es que se puede manejar, es maleable”, sobre todo en una era en la que las cosas están cambiando.

Por su lado, sentirse en una autoexploración constante pareciera que ha sido la vida de Sarah Gil Alvarado, una mujer a la que el modelaje le ha servido para darle a su existencia un nuevo sentido y dejar de lado las inseguridades con las que la sociedad la ha discriminado.

¿Cómo salir del clóset tres veces en la vida?

nongenderAl conocer su historia, debo reconocer que me enamoré perdidamente… Sarah es la menor de cinco (un hermano y tres hermanas). Cuando nació le fue asignado el género masculino, pero desde muy corta edad no lograba identificarse como hombre, sin embargo hacer parte de una familia apegada a la tradición católica le dificultó un poco asumirse y dar ese gran paso.

“A los 13 años me dije a mí misma ‘no, yo no voy como hombre, paila, hasta acá llegó la cosa’, pero sólo fue hasta los 18 años, cuando empecé a desarrollar mi vida laboral, que di mis primeros pinos para ya decir ‘yo no soy así’, no me identifico con esto, no me siento plena como un hombre”

Pese a esto, a los 19 años la decisión que tomó frente a su familia fue salir del clóset como hombre gay, una noticia que impactó fuertemente a sus padres pero lograron asumirlo sin mayores complicaciones. A la par, mientras trabajaba de empacadora en un supermercado, comenzó a visitar grupos de apoyo para personas LGBTIQ y sobre todo, para personas trans, descubriendo así las hormonas, aunque a muchas de sus amigas les pareciera particular su gran semejanza con la fisionomía femenina.

Sólo hasta los 21 años, finalmente decide que es hora de asumirse como una mujer, de nuevo frente a su familia, diciéndoles ‘que pena pero no soy gay, voy a hacer mi cambio’, ésta era su segunda salida del clóset y esperaba que la última. De nuevo un gran impacto, pero siempre superable.

“Una quiere que el tránsito se haga de una, pero a larga eso no termina siendo así, es un proceso largo, bastante difícil y tedioso porque hay que enfrentarse a todo el estigma que carga ser trans, porque uno no quiere vivir con ese estigma para lograr otros espacios, eso me llenaba de dudas”

nongenderHabía logrado hacer el cambio de su nombre en su documento y dejar todo, como ella lo menciona, ‘plenamente establecido’. Sin embargo, en el 2015, gracias a la oportuna intervención de un médico, su vida tomaría otro sentido.

Sentados durante nuestra entrevista, Richi Patiño me cuenta que Sarah le ha regalado uno de los momentos más bellos que ha vivido en un photoshoot, “estábamos, la maquilladora, Sarah y yo terminando de organizarla, cuando ella rompe en llanto y nos dice que tiene algo por decir, ‘chicos muchas gracias por todo esto, ha sido una experiencia muy bella y en la que mejor me he sentido en mi carrera, así que quiero confesarles algo… Yo soy una mujer trans e intersexual’, todos quedamos sorprendidos y llorando de alegría”.

Durante su proceso de transición con el endocrinólogo, un ‘buen médico’, como ella le llama, le pidió que se hiciera un examen de cariotipo, en el cual se estudia la célula para revisar la composición de los cromosomas, para poder descubrir unas sospechas que él tenía, y… ¡Efectivamente! Sarah tiene el síndrome de Klinefelter, uno de los subtipos de intersexualidad que genera una alteración cromosomática haciendo que la persona, no sea XX (hembra), ni XY (macho), sino XXY.

Este descubrimiento, impactó una vez más a su familia, puesto que no sólo fue una tercera salida del clóset para Sarah dentro de su proceso, también fue asumir y entender que era un ser diverso desde la gestación sin duda alguna, un argumento que para algunas personas se interpretaría como tormento, pero para ella y desde nuestra visión, fue todo un regalo.

“Me parece genial reivindicar una cuestión que biológicamente se cree que no es tan común, porque según estudios, uno de cada mil varones tiene este síndrome, pero como toda cuestión biológica, hay quienes lo tienen en mayor o menor medida, por ejemplo se le ha detectado a muchos hombres porque son infértiles”

nongenderEntenderse como una persona intersexual, lo tomó como un completo renacer que le ayudó a comprender su realidad sobre la vida. Por ejemplo, previamente venía tomando muy pocas hormonas, entre las que no se encontraban bloqueadores de andrógenos, ni ninguna por el estilo que hacen del parte del gran cóctel que usualmente deben tomar las personas trans en su proceso de tránsito, “con las hormonas no he cambiado mucho, lo que he cambiado es más mi estilo de ropa y el cabello largo”, lo cual le generaba grandes dudas sobre su cuerpo, incluso en los grupos de apoyo creían que era una mujer cisgénero y no trans.

El tránsito hormonal no le había generado un cambio radical, ni significativo; para llegar a lo que deseaba en su cuerpo no tenía que hacer mucho. Y gracias al descubrimiento de Klinefelter en su cuerpo logró entenderlo todo, éste es un síndrome que está en uno de cada mil varones haciendo que cromosomáticamente su cuerpo tenga una mayor inclinación a hembra, entre lo que genera está un crecimiento exponencial, sus huesos son más delgados o débiles, “también me pasa que soy una persona delgada pero los hombros y cadera son tipo reloj, un macho es más cuadrado, pero en mi caso soy más proporcional en los dos sentidos”, tampoco genera crecimiento de vello, causa que la voz sea más aguda, las entradas del cabello desaparecen y las manos y pies son más delgados, entre otras cosas.

“Cuando me enteré que tengo el síndrome, fue momento de redescubrirme y darme cuenta que habían muchas cosas en mi vida que no entendía y con la que me consideraba muy suertuda, todo tenía una explicación”

Artículo publicado en nuestra edición impresa #NonGender.Haz clic acá para conseguir la tuya: http://bit.ly/egocity-nongender
NonGender

Igualmente Sarah, entre risas, con una buena energía que la caracteriza y su rostro iluminado, reconoce ahora que su tránsito y proceso de autoreconocimiento y aceptación ha tenido grandes momentos de quiebre, que fortalecieron su criterio porque “mi lucha fue no dejarme doblegar”. Lo difícil como intentos de abuso y matoneo a los que estuvo expuesta en su colegio y espacios de educación superior; y las buenas oportunidades como el apoyo que tuvo en el supermercado, la oportunidad laboral que se le abrió durante el gobierno de Petro con la Red Comunitaria Trans y la bienvenida que le dio el mundo de la moda a través de la agencia de la cual hace parte, ahora son motivos de orgullo.

“A mí el modelaje me sacó de un hueco oscuro en el que estaba metida, lo siento como una reivindicación de la vida conmigo, una liberación, un renacer más [risas]… Además, ahora me asumo como una mujer trans interesex, porque así le rindo tributo a mi proceso de vida, todo lo que me tocó vivir fue de una trans común y corriente, e Intersexual por mi nuevo descubrimiento”

Sincera, sin tapujos, ni duda alguna sobre su identidad, Sarah ha decidido volverse una de las pocas figuras colombianas en hablar abiertamente y visibilizar la intersexualidad, junto a la reconocida youtuber, Annie Espejo. Y su participación en #NonGender junto a Dave, Christian y Richi, da pie a que estos temas sean de las esfera pública.

¡Necesitamos hablar más sobre una vida sin género, sin etiquetas!

Fotógrafo: Richi Patiño @richipatino
Modelos:
Dave Castiblanco – Stock Models @davecastiblanco
Sarah Gil – La Agencia. @sarahgilalvarado
Christian Aladino – La Agencia. @aladinochristian
MUA: Daniela Suarez @dsmakeup.91
Vestuario: UV Clothes @uvclothes y Juan Pablo velez @juanpablovelez29
Styling: Bayron Valencia @bayvalenciam y @juanpablovelez29

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here