La capital estadounidense adoptó a comienzos de este año una nueva política en pro de la población trans, promoviendo el derecho a utilizar el baño que vaya acorde con su propia identidad de género en los edificios públicos.

El 26 de diciembre del 2015, la Comisión de Derechos Humanos de Estados Unidos emitió nueva reglas en cuanto a inclusión, igualdad y normalización de la población LGBT en la sociedad, dentro de las cuales se abre una puerta que ha significado una verdadera lucha en cuanto a identidad de género, el ingreso a los baños públicos.

Ahora todo edificio abierto al público, incluyendo escuelas, debe permitir a personas con identidades de género diversas el uso de duchas, vestidores y baños correspondientes al género que la persona desee utilizar.

La abogada, Margaret Chen de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés ‘American Civil Liberties Union’) declaró frente a los medios: “Las personas transgénero ya viven y trabajan en Washington, así que tenemos la firme creencia que deben ser tratados con dignidad y respeto como todos los demás”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here