Entre los cargos, la Fiscalía busca pedir medida de aseguramiento en contra de la exrectora del Gimnasio Castillo Campestre.

Ante el juzgado 18 de garantías, la Fiscalía General intentará imputar cargos a Amanda Azucena Castillo Cortés, directora del colegio e Ibonn Andrea Cheque Acosta, la sicóloga de la Institución, implicadas directas en el caso de Sergio Urrego.

Recordemos que el joven cometió suicidio en el Centro Comercial Titán Plaza, el pasado 4 de agosto de 2014 después de ser sometido a un matoneo institucional por su condición homosexual.

Por ausencia de los implicados a las diligencias, se ha aplazado dos veces el juicio. Si vuelven a faltar, la Fiscalía solicitará medidas de fondo para garantizar su asistencia. Se espera también la asistencia de Rosalía Ramírez Rodríguez, quien debe responder como veedora de la institución.

La investigación que ha llevado el ente fiscal posee materiales probatorios que permiten deducir la presión y los actos discriminatorios a los que fue sometido el estudiante después de que un profesor viera una fotografía de él besándose con quien era su pareja. Por esta razón, se imputarán cargos de actos de discriminación, falsa denuncia y ocultamiento de pruebas agravado.

En total, el Denunciante cuenta con 900 folios fruto de la primera parte de la investigación, que se basa en testimonios de estudiantes de la institución educativa, quienes aseguran que Urrego y su pareja recibieron un trato diferente al de las parejas heterosexuales. Entre el manejo que llevó el colegio, se menciona la obligación a asistir a un tratamiento psiquiátrico y la negación del ingreso a clases.

En adición, después de conocerse públicamente el caso, el colegio negó haber iniciado una investigación interna contra el estudiante. Sin embargo, esto fue desmentido por documentos de la Alcaldía de Bogotá y la Secretaría de Educación.

(Noticia en desarrollo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here