Tamara Adrián, abogada venezolana, es la primera diputada transexual elegida por voto popular en América Latina, durante las históricas elecciones parlamentarias de la República Bolivariana de Venezuela, como parte de la oposición al gobierno del actual presidente Nicolás Maduro.

El pasado domingo 6 de diciembre, Venezuela tuvo una espectacular jornada de elecciones para la Asamblea Nacional donde finalmente la oposición logró ganarle al régimen chavista liderado por Maduro, con 112 escaños, una mayoría calificada, frente a los 55 oficialistas; generando así un cierto aire de triunfo, al cual nos sumamos como población LGTB, con la elección de Tamara.

Con 61 años, Tamara Adrián es doctora en Derecho Comercial de la Université Panthéon-Assas de París y profesora de derecho en la Universidad Católica “Andrés Bello” de Caracas, de donde se graduó laureada en 1976. Trabajó en el Banco Central de Venezuela (BCV) y en su época como hombre, estuvo casada y tuvo 3 hijos.

Frente a las críticas por su aspiración al cargo, declaró: “Conozco cuáles son las deficiencias de la legislación económica. Gran parte de las leyes económicas de los años 90 fueron redactadas por mí, trabajaba como asesora del BCV en la reforma del sistema económico venezolano. No estás hablando con una persona improvisada”.

Conduce el grupo de defensa de la comunidad LGTB y hace parte del movimiento Voluntad Popular, liderado por Leopoldo López (quien se encuentra aún en la cárcel); además fue postulada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), plataforma donde se encuentran todos los partidos antichavistas que salió victoriosa.

Se declara 100% a favor de la igualdad y rechaza tajantemente los ataques recibidos por parte de fundamentalistas que desde sus organizaciones la nombraron como promotora de la muerte por discutir abiertamente sobre “temas propios del siglo XXI como el embarazo adolescente, las complicaciones derivadas del aborto, el aborto, la eutanasia y la legalización de la marihuana”.

“Nunca quise que mi candidatura se enfrascara exclusivamente en temas de los derechos de la comunidad LGTB. Yo defiendo esos temas, pero también soy especialista en el área económica y financiera”

Como representante de la población LGTB, Tamara estará acompañada de Rosmit Mantilla, dirigente también del movimiento Voluntad Popular, quien se encuentra detenido debido a que fue acusado de colaborar supuestamente con el financiamiento de protestas callejeras contra Maduro y su gobierno, y es también delegado de la comunidad sexodiversa venezolana.

En cuanto a legislación sobre matrimonio, adopción igualitaria, y otras leyes en contra de la discriminación, Venezuela aún se encuentra muy atrasada en comparación con otros países de América Latina, por esto mismo es que luego de declararse su elección, Tamara declaró: “Ha llegado el momento de que Venezuela supere una cantidad de prejuicios. A partir de este momento, podemos reconstruir esta Venezuela que queremos. SIN EXCLUSIÓN”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here