No es la misma puerta, tampoco la misma barra; pero los nuevos dueños de San Marcos están determinados en devolverle el alma a este bar de la ciudad que por más de una década ha representado una alternativa a la escena social gay de Medellín.

Cerca al 2004, en una casa por el centro comercial Unicentro abrió sus puertas el bar San Marcos. Lejos de las calles nocturnas abandonadas del centro, y también aparte de las carreras apretadas del Poblado. Desde su primer día, hasta el 31 de enero de 2015 que dejó de servir, San Marcos fue una alternativa por excelencia de la vida social gay paisa.

Aunque su cierre nunca fue definitivo, no esperen ver el mismo espacio de antaño. Sus nuevos dueños José Zapata y Gloria Maldonado juntaron todo lo que aprendieron como fieles clientes del lugar y se tomaron el tiempo para remodelar sus espacios, para así, poder brindar una nueva experiencia.

Puede que su nombre sea el mismo, pero sus bases han cambiado. Antes de connotación religiosa, ahora San Marcos hace referencia a la concurrida plaza de Venecia y cuenta, de la misma forma, con su mismo guardián: un imponente león alado.

Entre los cambios más importantes están los nuevos servicios que ofrecerán. Como lo explica Zapata, “queremos crear momentos”, y para ellos se han modificado los espacios del bar.

El patio interno y la terraza siguen abiertos para todos aquellos que prefieran conversar bajo las estrellas, mientras que en el interior se cuenta con pequeñas salas y una nueva barra en la mitad de la casa, pensada especialmente para todos aquellos que disfrutan de una buena copa sin una compañía en particular. Además, crearon una habitación especial pensada para cenas privadas, que puede ser reservada para pequeñas celebraciones de hasta 15 personas.

Como San Marcos siempre ha sido una respuesta a las discotecas abarrotadas, también decidieron extender su horario. Ahora abrirán todos los días de la semana desde las 11 de la mañana para tener en un solo lugar tres experiencias diferentes. Almuerzos al mediodía, un café en las tardes y de noche, un espacio nocturno y tranquilo, con coctelería de autor y una música diferente.

Por último y decididos a volver a ser el referente de la vida social gay de la ciudad, la casa San Marcos se prestará para celebrar los matrimonios o uniones solemnes de todas las parejas que así lo desean. El paquete completo: asesoría jurídica, música, catering y, por supuesto, el espacio.

Así, a partir del sábado 11 de abril de 2015, con un cóctel de bienvenida y la compañía musical de DJ Lecktra Fire con sus mezclas, ganadora del título como mejor DJ femenina del país en los premios CDA 2014 (Colombia Dance Awards), San Marcos vuelve a abrir sus puertas como un nuevo-viejo hogar de la vida social gay, para que no se pierdan los buenos recuerdos o para crear unos nuevos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here