Este mes se registró el séptimo caso de un usuario de PrEP (Truvada) que contrae VIH. Se trata de Steve Spencer, un activista de este medicamento en Australia.

“Mi diagnóstico fue una completa sorpresa y estaba en shock. Haber sido sexualmente liberado gracias a PrEP y ser un rostro positivo de la sexualidad a ser asechado del miedo de infectar a alguien más”, escribió.

Es importante aclarar que Spencer tomaba Truvada de una manera que es llamada “en demanda”, la cual no implica una dosis diaria del medicamento, sino una dosis doble (dos pastillas) entre 2 y 24 horas antes de la relación y otra pastilla entre 24 y 48 horas después del encuentro sexual. Pero también es importante señalar que un estudio realizado en Francia llamado “Prévenir” con 1.628 participantes demostró que aparentemente ambos métodos eran igual de efectivos.

Así que, si bien Spencer ha pedido a los medios que no lo llamen un “fracaso del PrEP”, ya que efectivamente ha sido una alternativa segura para muchas personas en el mundo, sí debe ser una invitación para nosotros como comunidad de detenernos y pensar qué es lo que puede estar saliendo mal.

“Tranquilo que yo tomo truvada”, “pero indetectable es lo mismo que intransitable” o la joya más grande: “Pero igual las otras cosas se quitan”, son algunas de las justificaciones que a mí me han dado para querer tener sexo sin protección. Y ese es el inconveniente que he percibido con este tratamiento.

La gente se relaja tanto, que olvidan que hay muchas otras ITS que se pueden presentar. Incluso están los casos de la “supergonorrea” que se registraron en el Reino Unido, una infección que es resistente a los antibióticos utilizados.

Sí, la mayoría de las ITS tienen cura e incluso vivir con VIH o herpes es algo manejable medicamente hablando. Pero siempre va a ser mejor evitarlos que tenerlos, especialmente cuando se puede lograr con el uso del preservativo.

Volviendo al tema del PrEP, se podría decir que es una muestra mínima a la que le ha fallado, no podemos olvidar que el VIH tiene la particularidad de contar con sepas diferentes del virus y hay unas que son resistentes a la Truvada. Así fue como ocurrió el primer caso que se presentó en Toronto, Canadá en 2016.

Además, también han comprobado que, si una persona empieza a tomar este medicamento como PrEP sin saber que ya ha adquirido el virus, éste se puede volver resistente a la Truvada, cancelándolo de entrada y afectando sus esquemas. Y para las personas que vivimos con VIH, agotar un esquema es jugar con nuestro bienestar, pues las opciones son limitadas.

¿Cómo se podría evitar esto? Teniendo un control de exámenes muy estricto antes de empezar el tratamiento, teniendo en cuenta el periodo ventana de entre tres y hasta seis meses que puede tener el desarrollo del virus.

Todo esto es una invitación a que seamos más responsables con el uso de este medicamento. Está claro que es una gran ayuda y una opción de prevención para muchas personas, pero no es algo que debe tomarse tan olímpicamente.

La invitación es incluso que aunque estén tomando PrEP sigan utilizando preservativo, lo cual se conoce como prevención combinada, porque de todas maneras es una medicina que solo nos protege contra una de tantas ITS.

Y aprovecho para dejarles este dato. Aunque en Colombia no está integrado en el Plan Obligatorio de Salud -POS- con este uso, por lo que conseguirlo puede ser toda una travesía. El camino más “sencillo” es comprarlo aunque en Colombia aún no tiene autorización del INVIMA, pero tiene un precio comercial de $500 mil pesos el frasco de 30 pastillas, es decir el mes. Aún así, parece que hay personas que lo han logrado conseguir gratis con su EPS, pero el proceso parece no ser sencillo. Para obtener más info pueden leer más en el artículo de Vice Colombia llamado Así fue como conseguí PrEP gratis en Colombia a través de mi EPS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

CAPTCHA ImageChange Image