Esta pieza del séptimo arte, Disobedience, se basa en la relación lésbica de la novela publicada en 2006 por Naomi Alderman y que relata la historia de Ronit Krushka (Rachel Weisz), una mujer judía que reside en Nueva York, donde lleva una vida acomodada como analista financiera.

Uno de los principales festivales de cine es el Festival de Cine de Toronto, sirve para mostrar las películas que podrían ser favoritas en los diversos premios como los Globos de Oro y los Oscares.

FOTO: sensacine.com

En la emisión del 2017 el festival seleccionó dos filmes del realizador Sebastián Lelio, una de ellas Una Mujer Fantástica, que se estrenó en el pasado Festival de Cine de Berlín y trata sobre una chica transexual que tiene que superar la muerte de su pareja; y por otro lado, Disobedience, su primer filme norteamericano.

La vida de Ronit cambia radicalmente cuando su padre, un poderoso rabí, fallece y debe volver a sus raíces en Londres. Una vez en su ciudad natal, Ronit vuelve a reconectarse con Esti (Rachel McAdams), su primer amor y amiga de la infancia.

Indiewire señaló que, “dada la implicación de McAdams y Weisz, Disobedience está destinada a ser el lanzamiento más destacado de la carrera de Lelio hasta el momento”.

El director se ha convertido en un director relevante desde el estreno internacional de su película Gloria, del cuál ya planean hacer su versión americana. Lelio coescribió el guión junto a la polaca Rebecca Lenkiewicz, guionista de la multipremiada película Ida.

Aplausos por la visibilidad que estas dos actrices le darán al amor diverso en la pantalla grande, una vez más es el cine independiente el cual debe dar la cara por la población LGBT en la industria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here