El gobierno del Reino Unido ha rechazado los llamados a ilegalizar la llamada terapia de “cura gay”.

Si bien es ilegal llevar a cabo la terapia de curación gay, la práctica en sí misma sigue siendo completamente superior a la ley en el Reino Unido.

Una petición reciente para ilegalizar el tratamiento ofensivo y dañino ganó suficientes firmas para obtener una respuesta del gobierno, pero lamentablemente su respuesta no fue la que se esperaba

Mediante un comunicado, el Departamento de Salud Británico firmó que prohibir la terapia “no es el camino correcto”.

“El gobierno condena totalmente cualquier intento de tratar el hecho de ser gay, lesbiana o bisexual como una enfermedad”, dijo un portavoz del Departamento de Salud.

“Sin embargo, el Gobierno no cree que la creación de un delito sea el camino correcto”.

“El Gobierno reconoce plenamente la importancia de este tema y el impacto adverso que este tratamiento podría tener sobre las personas lesbianas, gays y bisexuales (LGB)”, agregó la declaración.

Este caso se une al de Brasil donde el juez Waldemar de Carvalho aprobó la terapia de conversión homosexual dando lugar a una protesta de miles de personas que consideran el método imprudente e inhumano.

Increíble que a estas alturas y sobre todo en países del primer mundo estas leyes cobijen los horrores bajo los que docenas de ciudadanos se verían sometidos por asumirse tal y como son.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here