La religión y la homosexualidad han sido antónimos desde el inicio de los tiempos para quienes malintencionan versículos de libros religiosos de la tradición judeo-cristiana, impartiendo una postura de rechazo contra los sectores LGBTI+.

En los países donde estas religiones han tenido históricamente una fuerte incidencia en las dinámica estatales, muchos homosexuales, por su crecimiento, costumbres y relaciones familiares han estado muy cerca de la iglesia católica, aunque la mayoría al pasar los años se alejan de la misma al sentirse señalados y excluidos simplemente por su orientación sexual o su identidad y personalidad.

Pero este no fue el caso de Michael O’Loughlin un periodista gay neoyorquino que se enfoca en contenidos sobre los sectores LGTBI+.

Tanto así que es el corresponsal para el Vaticano del New York Times, Michael habla de su religión diciendo que decidió seguir siendo católico por dos razones principales: la primera, la tradición que antecede a su familia y la segunda, porque la fe es un lugar en donde encuentra confort y paz, pero igual que muchos homosexuales que profesan esta religión a veces se siente discriminado, alejado y aislado dentro de esa comunidad.

Pero el catolicismo y la población LGBTI+ no son o no deberían ser opuestas, es más, Michael decidió escribirle una carta al Papa Francisco en donde quiso resaltar la labor de fervientes seguidores católicos que han ayudado a nuestra población, entre ellos y quizá una de las más importantes: la monja Carol Baltosiewich, quién realizó voluntariado atendiendo y ayudando a personas afectadas por la epidemia del VIH/SIDA durante los 80 y principios de los 90, cuando se decía que esta era un ‘castigo divino’ para las personas homosexuales.

Papa Francisco Carol Baltosiewich
Hermana Mary Ellen Rombach, izquierda, y Hermana Carol Baltosiewich, derecha, co-fundadora de Bethany Place, organización sin ánimo de lucro que trabaja como Centro de recursos y servicios sobre VIH y SIDA, en Belleville, Illinois. En 1988. (Foto cortesía de Carol Baltosiewich)

En su carta O’Loughlin expone cómo la devoción de Baltosiewich debería ser replicada por la Iglesia, porque ella decidió ir en contra de los juicios que levantaba la Iglesia y se dedicó a cuidar, tratar y atender a pacientes durante el pico de esta pandemia durante los ’90.

Para sorpresa de Michael, el Vaticano respondió a su carta con firma del propio Papa Francisco en donde resalta que su carta lo conmovió y recordó un versículo de la Biblia diciendo que ‘aquel que tenga sed merece agua, que el que busca comida merece un bocado’, bendiciendo así la labor de personas como Carol Baltosiewich, bendiciendo su trabajo de dedicación y apoyo siendo esta la primera vez que un miembro del Vaticano bendice la labor de alguien de su clero frente a los sectores LGBTI+ en relación con el VIH.


Aunque con esta carta no se acaban las décadas de señalamiento y opresión por parte de la Iglesia católica, es un paso hacia adelante en el que se puede converger la comunión y aquellas personas de la población LGBIT+ que desean ser parte de ella sin sentirse oprimidos. Cabe recordar que no es la primera vez que el Papa actual muestra una posición diferente a la tradicional, sobre las diversidades sexuales y de género, desde que asumió su cargo desde el 2013.

Que siga habiendo conversaciones entre estas entidades, que permitan una verdadera inclusión de todas las personas que deciden optar por un credo, sin sentirse aisladas de la misma por sus vidas.


La realización de este contenido es apoyada por SCRUFF. Únete a una comunidad de más de 15 millones de chicos y encuentra exactamente a quienes te gustan usando los filtros de búsqueda poderosos de la mejor app de citas GBTQ+. Hazte embajador de SCRUFF Venture para ayudar a los miembros que llegan a tu ciudad. Busca una agenda actualizada de los mejores festivales, Orgullos y eventos. Aumenta tus posibilidades con SCRUFF Pro y desbloquea más de 30 funciones avanzadas. Bájala la app acá.

SCRUFF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here