Asumir la orientación sexual es un proceso personal que no todos encaramos de la misma manera.

‘Salir del Clóset’ es una metáfora usada sobre el homosexualismo referida a aquellas personas que viven en el anonimato o niegan su orientación sexual por miedo al rechazo de su núcleo familiar y social.

Cuando una persona se llena de valor y revela su orientación o identidad de manera voluntaria y pública, se dice comúnmente, que está dando el paso de -salir del closet- ya que está cansada de ocultarse y quiere vivir su vida de la forma más sana y honesta.

Aunque actualmente la población LGBT ha ganado espacios sociales y políticos importantes, millones de jóvenes y adultos siguen viviendo una vida que no les pertenece, puesto que no se aceptan. Esta negación puede generar agobiantes sentimientos de culpa y soledad, cuyos casos terminan en conflictos personales donde la vida y la muerte valen lo mismo.

En 2014, un estudio de la Escuela de Salud Pública de Mailman de la Universidad de Columbia, midió los niveles de discriminación en comunidades americanas desde 1988 para luego cruzarlos con el índice de mortalidad nacional arrojando los siguientes datos:

  • El 92% de la población LGBT que conviven en comunidades de bajo nivel de discriminación seguía con vida, frente a un 78% que seguía con vida en ambientes donde el nivel de discriminación es alto.

Los factores que hay por medio radican en suicidio, homicidios por crímenes de odio y enfermedades cardiovasculares, ésta última, atribuida al desgaste psicológico debido a la discriminación, prejuicios y marginalización social.

La homofobia y la transfobia afectan la vida de miles de niños, adolescentes y jóvenes que no encuentran su lugar en el mundo, que se sienten raros, poco valorados; y si a estos aspectos le sumamos casos de familias disfuncionales, donde no se encuentre identificación ni confianza en algunas de las partes, tendremos seres que crecen sin motivación, valoración por sí mismos, llenos de vacíos, brechas emocionales y mentales que se traducen a un aspecto de la salud pública.

Muchas personas se sienten solitarias en su asimilación y descubrimiento, es importante tomar -la salida del closet- como un proceso de consciencia que ratifica, más allá de mi autovaloración, una realidad que debe ser reconocida en todas las sociedades del mundo.

La salida del closet tiene varios peldaños que van desde mi autoreconocimiento como LGBT, hasta la socialización con amigos, familiares y círculo de interacción cercano.

Cada vez que una persona decide vivir en libertad le está sirviendo de referente a otra persona, que en su momento está afrontando el mismo conflicto y que puede necesitar una causa de identificación para asumir su orientación y su vida.

Llegará el momento en que salir del clóset no sea necesario, esa es la meta, mientras tanto si está en nuestras manos y si podemos servir de ejemplo para alguien en nuestro círculo social cercano ¡hagámoslo!, entendiendo que la libertad es primordial para el desarrollo sano de mi vida, entendiendo que mi libertad comienza donde termina la del otro y que cada vez que damos este paso estamos destruyendo un estigma, nos estamos empoderando de nuestra identidad como humanos y estamos trabajando por visibilizar una realidad que ya no es más sinónimo de minoría.

Te dejamos con el vídeo del Rapero Logic en compañía de Alessia Cara y Khalid, trata el tema del suicidio y la homosexualidad.

Compartir
LGBT Community Network, enfocada al desarrollo de procesos de visibilización y reconocimiento de los derechos de esta población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here