Rechazo y un sentimiento profundo de tristeza embargan a quienes hacemos parte de egoCity. Desde nuestras redes sociales reprochamos los actos de discriminación que se generan desde las aulas, los hogares, las calles, o desde cualquier espacio en el cual se nos impide a los LGBTI ejercer el derecho a expresar los que somos o lo que sentimos.

En medio de la tragedia generada por este nuevo acto de suicidio motivado por la crueldad y la frialdad de esta sociedad mojigata e intolerante, que sigue llevando a cientos de jóvenes con sus sueños a la tumba, hacemos un llamado para que en Colombia, en Latinoamérica y el mundo, no se vuelva a escuchar que otro ser humano decidió quitarse la vida porque no le supieron aceptar.

Como un homenaje a Sergio Urrego, este joven que el pasado 4 de agosto decidió protestar contra la intolerancia y el irrespeto, ofreciendo su propia vida, compartimos algunos apartes de sus últimos escritos:

“Hoy espero lean las palabras de un muerto que siempre estuvo muerto, que caminando al lado de hombres y mujeres imbéciles que aparentaban vitalidad, deseaba suicidarse. Me lamento de no haber leído tantos libros como hubiese deseado, de no haber escuchado tanta música como otros y otras, de no haber observado tantas pinturas, fotografías, dibujos, ilustraciones y trazos como hubiese querido, pero supongo que ya puedo observar a la infinita nada”.

Paz en la tumba de Sergio y un llamado a la reflexión por parte de quienes motivaron esta temprana despedida. Y no hablamos solo de las directivas del Colegio o de sus docentes, hablamos de quienes continúan agrediéndonos aún con el silencio o la indiferencia, porque con ella también están avalando el irrespeto y la inequidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here