Con las siguientes palabras espero extender la invitación que GLAAD nos hace a todos de vestir mañana, 15 de octubre, de morado para celebrar el Spirit Day y combatir el matoneo contra los jóvenes LGBT.

Morado, púrpura, violeta o lila. Escoge una camisa, camiseta, vestido, tenis, pantalón, sacó, bufanda, manilla; cambien el estuche de su celular, el fondo de pantalla o simplemente su foto de perfil… ¡No importa! Pero por un día uniformemos este sueño de ponerle fin al matoneo que los jóvenes LGBT enfrentan a diario en los colegios, trabajos y hogares.

Desde el 2010 GLAAD (Gay and Lesbians Alliance Against Defamation) celebra el tercer jueves de octubre el #SpiritDay. A raíz de un pico en la tasa de suicidios entre adolescentes LGBT ese año, la organización empezó esta campaña de opinión pública para difundir conciencia en torno a las dificultades que enfrentan todos los jóvenes que a una corta edad, son lo suficientemente valientes para vivir su identidad sexual y de género en mayor o menor medida.

Las cifras no mienten y por lo menos la mitad de los estudiantes de colegio que salen del clóset sufren maltrato físico o verbal. El 55 por ciento se sienten inseguros en la escuela, 51 por ciento han recibido comentarios negativos por parte de sus profesores o directivas, 49 por ciento experimenta cyberbulling.

Take a stand against bullying go purple now
Take a stand against bullying go purple now

Participar es muy fácil. Primero puedes empezar por firmar un compromiso y compartirlo en redes sociales. Luego puedes descargar el aplicativo en tu celular con el cual puedes poner moradas tus fotos, y por último si quieres también puedes donar dinero a la causa. Ninguna acción es pequeña, lo importante es reconocer que esto es una realidad y está en nuestras manos hacer algo al respecto.

El colegio son años difíciles y ser homosexual, bisexual, trans o queer no ayuda en lo absoluto. Recuerdo cómo sentía la necesidad de cuidar el tono con el que hablaba para no sonar muy amanerado, también el ser hiperconsciente de la forma en que caminaba, o bailaba en una fiesta, o intentaba hablarle a una chica que no me interesaba. Me cuidaba, mucho, por miedo a todo lo que podría pasar.

Me cuidaba, porque ya conocemos casos como el de Sergio Urrego en Colombia quien decidió quitarse la vida después de sufrir matoneo, no por sus compañeros de clase, sino por los profesores y las directivas de la institución.

Para que no se sigan engrosando las cifras, para que no sigamos contando los malos recuerdos, porque soñamos con un mañana que vive la diversidad y el amor, pero se ha demorado… De morado, como la esperanza que representa ese color en nuestra bandera.

¡Y bueno! Hasta Britney Spears se unió a la causa. ¿Por qué tú no?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here