Una campaña para un programa contra la intimidación en las escuelas australianas, con el apoyo de celebridades como Troye Sivan y Guy Pearce, ha sido objeto de críticas por pedir ‘tolerancia’ para la población.

En una carta abierta al primer ministro australiano, Malcolm Turnbull y el ministro de educación Simon Birmingham, quienes apoyan la campaña pidieron al gobierno “poner en práctica tan pronto como sea posible una lucha contra la intimidación nacional, programa contra la violencia en las escuelas”.

El programa busca la introducción de una “financiación por el gobierno federal contra la intimidación, un programa a nivel nacional contra la violencia en las escuelas públicas y privadas para dar inicio en 2018”.

La campaña pretende enseñar a los estudiantes a no intimidar por motivos como “la religión, la raza, el género, la sexualidad, la fe, la discapacidad, enfermedades de la piel, posición social o las tendencias políticas”.

Un aspecto particular de la campaña ha generado controversia dentro de la población LGBT. La carta dice: “No buscamos un programa que busca la aprobación de la forma en que ciertos miembros de nuestra sociedad viven. Sólo buscamos el respeto mutuo y la tolerancia”.

Es claro que dentro del discurso en búsqueda de derechos y reconocimiento que ha evolucionado a lo largo de los años, se ha querido dejar de lado el aspecto de la tolerancia, para hablar más bien de la exigencia del respeto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here