Perú, se ha convertido junto a Panamá, Colombia y Ecuador, en uno de los destinos de refugio de las personas que viven con el virus del VIH que escapan de Venezuela, ante una seria crisis sanitaria que atraviesa el país vecino.

Decenas de ciudadanos venezolanos que viven con esta condición llegan al país en búsqueda de mejor calidad de vida y tratan de insertarse al sistema laboral para luego ser parte del programa TARGA del Ministerio de Salud (Minsa) que provee tratamiento gratuito para el VIH.

Información obtenida por Conexión Vida, da cuenta que unas 7 personas de nacionalidad venezolana ingresaron al programa TARGA del hospital San José en el Callao en el último mes, mientras que otras personas acuden a instituciones que brindan este servicio, previo pago de consultas.

A finales del año pasado, la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), las redes y organizaciones no gubernamentales que agrupan a las personas con VIH y los médicos que atienden a las personas que viven y conviven con el VIH fijaron posición ante el desabastecimiento de medicamentos antirretrovirales, precisando que los problemas se han agudizado por falta de medicamentos como: Atazanavir, raltegravir, ritonavir, nevirapina, efavirenz, rilpivirina, tenofovir, emtricitabina y abacavir, que ponen en peligro la vida de los pacientes con VIH por interrupciones y cambios no programados del esquema terapéutico.

El desabastecimiento de medicamentos antirretrovirales y reactivos imposibilita el control de la epidemia del VIH/SIDA en Venezuela y dificulta el control de la transmisión vía vertical del virus de la madre a sus hijos y en la población general.

En los últimos meses, la organización “Sí, da Vida” atendió más de 6 casos de venezolanos con VIH en búsqueda de información sobre tratamiento de VIH en Perú. El Grupo Impulsor de Vigilancia del Abastecimiento de Antirretrovirales, también recibió correos electrónicos y pedido de información sobre tratamiento para el VIH de Venezolanos residentes en el interior del país.

Una de las parejas de esposos, indicó que solicita un pedido de refugio en el Perú, debido a la crisis humanitaria y la falta de medicamentos que existe en su país. Ambos llegaron hace más de un mes a Lima e inmediatamente encontraron un trabajo en la ciudad, que les permite cubrir sus necesidades más urgentes.

“Es difícil dejar tu casa, tus amigos y tus sueños en un país donde no existen garantías para vivir. Ahora necesito asegurar mi tratamiento médico para sobrevivir”, comenta una joven madre que llegó al Perú buscando mejores oportunidades y que agradece el apoyo que recibió en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here