Es increíble la cantidad de coincidencias que tiene la senadora Viviane Morales con la ex cantante estadounidense Anita Bryant: ambas son cristianas evangélicas, ambas son mujeres atractivas (Bryant fue Miss Oklahoma), ambas se divorciaron de su primer esposo, hecho que les causó rechazo por parte de algunos sectores religiosos conservadores y ambas tienen un discurso en contra de la comunidad LGBTI (aunque Bryant ya renunció a su activismo anti-gay).

En 1977 Anita Bryant se dedicó a hacer una campaña denominada “Salvemos nuestros niños” (¿les suena familiar?) donde intentaba impedir que los homosexuales tuvieran cargos públicos en escuelas, con el argumento que ellos querían reclutar sus niños y niñas e imponerles su “ideología”. Luego organizó un referendo contra dicho derecho al trabajo, pero afortunadamente lo perdió (en la afamada película “Milk” vemos una alusión a estos hechos).

Hoy Anita Bryant es una anciana que no tiene voz ni nombre en los Estados Unidos. Su rostro solo ha servido de imagen oficial de la página satírica de Facebook Señora Católica. Mi ilusión y esperanza es que tal vez en unos años Viviane Morales será la nueva fotografía de perfil en alguna página de sátira, mientras que los de la población LGBTI disfrutamos plenamente de nuestros derechos a amar y conformar familias diversas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here