Piscis, Nova y Axid están llevando la cultura ballroom y el voguing como acto de resistencia en el espacio público colombiano y una voz de lucha en el paro nacional contra la reforma tributaria del Gobierno Duque.

El pasado 17 de abril, se hizo viral el video en el cual estxs tres voguers, hicieron un especial combinado artístico (voguing, guaracha y transmilenio) que puso sobre la mesa la discusión sobre la violencia y constante discriminación que viven las personas y no binarias en el espacio público.

«Lo que queríamos con el video, no sólo era darle visibilidad a los sectores LGBTI+, sino dar a conocer a toda la ignorancia que gira entorno a lo no binario, lo diferente. Cuando se vuelve viral todo, la gente empieza a tener múltiples reacciones y eso nos abre la puerta para empezar a hablar sobre la realidad de lo que pasa en Bogotá y Colombia.

 

La gente puede ver televisión y series sobre la diversidad, pero no lo ponen en contexto y no se dan cuenta que esto no es ficción, esto pasa en Colombia y en este momento en pleno 2021, donde las personas trans son asesinades, las personas no binarias son violentades e invisiblizades. Quisimos mostrar en un video que el espacio público nos pertenece a todes como parte de la sociedad, el mismo lugar donde se nos discrimina y rechaza como si esto no nos perteneciera» resalta Piscis en conversación con egoCity.

El ballroom y toda la cultura alrededor de éste se popularizó en la década de los 80 en la ciudad de Nueva York, donde juventudes afroamericanas y latinas LGBTI+ lograron construir familias y espacios de resistencia, ante el rechazo y la discriminación de la sociedad.

«La cultura ballroom justamente es resistencia desde el arte, la danza y el movimiento» Piscis.

Gracias a la visibilidad ganada por su primer video, Piscis, Nova y Axis siguieron aportando su talento para visibilizar la diversidad en la marcha del paro nacional del pasado 28 de marzo, convocado contra la reforma tributaria del gobierno de Duque.

«Esta lucha artística con el ESMAD, sinceramente fue cero planeada, porque no esperábamos esto, todo surgió dentro de la misma dinámica que nos abre el voguing. Sí, teníamos mucho miedo, porque como la gran mayoría de Colombia, le tememos al ESMAD por todo lo que ha venido pasando. Pero cuando subimos junto a ellos, que la misma gente nos llevó allí, fuimos abriéndonos paso junto con la música, para transformar el miedo e inseguridad en empoderamiento, fuerza, resistencia y lucha.

 

Fue un empoderamiento total que hizo que el ESMAD se dispersara ante nosotres y que ni supieran cómo reaccionar frente a los tacones y las pelucas. Allí nos dimos cuenta en experiencia propia que el arte es una estrategia de cambio muy poderosa, porque lo que se logró por un momento muy breve fue cuestionarle a la fuerza pública y a la gente: ¿qué es lo que está pasando? El arte permea mucho más allá que las creencias y emociones para tocar el corazón realmente» apunta Piscis.

«No sólo dimos visibilidad a los sectores LGBTI+, a las personas trans y no binarias, sino también a un pueblo colombiano que resiste y está firme para luchar por sus derechos» apunta Piscis finalmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here