Miembros de diferentes organizaciones representantes de la población LGBTI de Colombia se reunieron en la Habana con la delegación de Paz de las FARC-EP para dialogar sobre los acuerdos y su relación con el enfoque de género y derechos.

Una de las principales razones por las cuales se hundieron los acuerdos en el pasado plebiscito del 2 de octubre en Colombia, fue por las mentiras difundidas por líderes políticos y religiosos sobre la supuesta encriptación de la “ideología de género” dentro del enfoque de género que se acordó en los mismos.

Por esto es que ahora que de nuevo se generan acuerdos y conversaciones entre las partes para lograr unir el país, el punto más debatido es el enfoque de género, un eje transversal dentro de los acuerdos para reconocer a mujeres y población LGBTI como víctimas fuertemente afectadas durante el conflicto armado y discriminadas históricamente.

El pasado fin de semana la senadora cristiana Viviane Morales y su esposo, el pastor Carlos Alonso Lucio, viajaron a la Habana para hablar con las FARC y expresar sus preocupaciones sobre los acuerdos, donde básicamente pedían mayor claridad de acuerdo al “enfoque de género”, buscando limitar desde este frente los derechos que la población LGBTI ha logrado ganar a través de las sentencias de la Corte Constitucional y reenfocar el significado de familia sólo a “hombre y mujer”.

Este encuentro que preocupó fuertemente al movimiento activista LGBTI, encaminó las conversaciones que se llevaron a cabo el pasado 2 de noviembre a unos puntos en los cuales la Delegación de Paz de las FARC-EP y las organizaciones y colectivos representados que visitaron la Habana se comprometieron en 5 puntos específicos:

  1. Lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex han sido afectadas desproporcionadamente por la violencia en el marco y con ocasión del conflicto armado, lo cual exacerbó las condiciones de exclusión y discriminación que han sufrido históricamente.
  2. El Acuerdo de Paz debe mantener transversalmente el enfoque de género. La adopción del enfoque de género no desconoce derechos fundamentales de ninguna población, las colombianas y los colombianos tienen los mismos derechos. El uso de este enfoque en el acuerdo es necesario para hacer visibles los impactos diferenciados del conflicto armado sobre las mujeres y hombres; entre estos, las lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex.
  3. El Acuerdo de Paz no excluirá a las personas LGBTI y deberá mantener las disposiciones necesarias para asegurar que sus derechos humanos no sean desconocidos en el texto del acuerdo y en su implementación.
  4. El Acuerdo de Paz no ha abarcado ni deberá abarcar discusiones que no estén vinculadas al origen y desarrollo del conflicto armado, tales como la definición de familia, matrimonio o adopción por parejas del mismo sexo, así como otros derechos de las personas LGBTI reconocidos en la Constitución Política de Colombia y en la jurisprudencia constitucional. Estos temas deberán ser debatidos libremente y en democracia en las instituciones correspondientes.
  5. Ningún contenido del acuerdo de paz, ni su implementación, podrá contener disposiciones que impliquen la negación, restricción o menoscabo de los derechos fundamentales de ningún colectivo social. Tampoco el Acuerdo de Paz deberá incluir nuevas interpretaciones de derechos fundamentales que tengan ese mismo propósito.

La reunión de cuatro horas fue llevada a cabo entre Caribe Afirmativo, Cesar Mendoza (Representante de víctimas de Arauca), Colombia Diversa, Darla Cristina González (Representante de víctimas de Nariño), LGBTI Por La Paz, Angélica Lozano (Representante de Alianza Verde), Liza García Reyes, Mauricio Albarracín, Nancy Prada Prada, Nixon Padilla y Viviana Bohórquez Monsalve, junto con la Delegación de Paz de las FARC-EP: Jesús Santrich, Pablo Catatumbo, Pastor Alape y Victoria Sandino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here