La bandera arcoíris es la representación gráfica que identifica a la población LGBT en el mundo. ¿Cómo se convirtió dicho fenómeno natural en un símbolo de identidad, autonomía y diversidad?

La Simbología ha tenido gran repercusión en la historia, qué sería de ella y su relato sin  figuras gráficas que han logrado identificar ideas y objetivos sociales cambiado el rumbo de la humanidad para siempre.

Los momentos más definitivos de la historia humana se pueden resumir en emblemas o distintivos que a partir de su existencia han transformado su significado representado ideas o hechos que se han popularizado en el conocimiento de la sociedad mundial.

El 25 de Junio de 1978 se ondeó por primera vez la que sería el símbolo de la población LGBT por Harvey Milk activista y político, quien fue el primer hombre homosexual electo para trabajar en cargos públicos en San Francisco, considerada la meca de la revolución por la diversidad y la liberación sexual en occidente.

FOTO: contrapunto.com

Esta bandera compuesta por varios colores que recrean en sí un arcoíris, es el símbolo que hace frente a la diversidad, diseñado y confeccionado por Gilbert Baker, activista y artista, como petición de su amigo Milk.

Gilbert a los 19 años de edad se enlistó en el ejército estadounidense destinado a San Francisco en los años 70, prestó su servicio durante dos años, más tarde decidió retirarse y le dieron licencia con honores. A partir de allí comienza a involucrarse con el movimiento de liberación sexual enmarcado durante la época.

Este ex soldado aprendió a coser para hacerse sus propios trajes como Drag Queen, cuando inició su faceta artística. Entabló una gran amistad con Harvey Milk diseñando pancartas para las manifestaciones, crearon juntos una petición y la hoy icónica bandera del Orgullo para la marcha del 78.

En su inicio ésta contó con 8 colores: Rosado, Rojo, Naranja, Amarillo, Verde, Turquesa, Azul Índigo y Violeta. Baker aseguraba en varias entrevistas que su inspiración para que el diseño partiera del arcoíris era gracias a la canción “Over The Rainbow” de Judy Garland, himno del movimiento.

Cinco meses después de su creación y exposición, Milk es asesinado y con este suceso la demanda por el ya establecido símbolo de la población LGBT aumenta de manera exponencial.

«Nuestro trabajo como personas gay era salir públicamente, ser visibles, de vivir en la verdad como digo, de salir de la mentira. Una bandera encaja con esta misión, porque es una forma de proclamar tu visibilidad, o decir: “¡Este es quien soy!”» Baker

Debido al éxito de la bandera, la excesiva demanda generó escasez en la cantidad de telas color rosa en la ciudad, así que esta franja tuvo que ser removida. Posteriormente en la búsqueda de tener colores pares y que además no se confundiera con los bastiones, se combinó el turquesa con el índigo dándole paso a la actual bandera que conocemos de 6 colores, la cual fue llamada por Baker como la versión comercial.

FOTO: egocitymgz.com

 

Al año de su creación, en el ’79, Baker comienza a trabajar en Paramount Flag Company y desde allí produjo varios paneles para políticos destacados, en el ‘94 se traslada a Nueva York a seguir con su trabajo creativo y de activismo. En el año 2003 para celebrar el aniversario de la creación de la Bandera del Orgullo, dispone de un trabajo de 2 kilómetros de longitud recorriendo así desde el Golfo de México en Cayo Hueso hasta el océano atlántico. Esta fue repartida a más de cien ciudades en los diferentes pedazos en los que se dividió.

 

A los 65 años Baker falleció en la ciudad de Nueva York mientras dormía, el 31 de marzo de 2017. Hoy se cumplen 40 años desde que se instituyó este símbolo y desde su primer ondeada en los cielos de San Francisco donde comenzó a representar la diversidad en toda su expresión.

Partiendo de la primera bandera entregada por Baker, se desprende una representación de la misma población LGBT con cada color en su orden descendente: Sexualidad, Vida, Salud, Luz del sol, Naturaleza, Magia/Arte, Serenidad y Espíritu.

Hoy eso que nos hace diferentes, nos une, nos hace fuertes, nos hace más visibles y es por lo que nos sentimos únicos. Ondear esta bandera multicolor ha de ser una muestra de orgullo y de recordación hacia todos aquellos sucesos y personajes que nos han liberado y nos han dejado un legado, el de vivir libres y orgullosos por lo que se es.

FOTO: revistacloset.cl

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here