Rayaron con aerosol mensajes homofóbicos en las instalaciones de la iglesia que se identifica como “gayfriendly”.

La iglesia de Wedgewood siempre se ha caracterizado por su apoyo a la comunidad LGBT, por eso cuando el pastor Chris Ayers encontró el 20 de agosto su templo rayado con graffitis de odio, inmediatamente publicó las fotos en redes sociales y respondió a los insultos pintando la puerta principal con los colores de la bandera gay.

El letrero principal que decía “Igualdad LGBT” fue rayado con spray negro, mientras que en la puerta principal escribieron: “Fags are pedos” (Los maricas son pedófilos, en inglés).

Inmediatamente, Ayers publicó en su Facebook un sentido mensaje de apoyo a la comunidad LGBT: “Respecto al vandalismo en la Iglesia Wedgewood quisiera compartir unos pensamientos. Mi corazón está con los corazones todos mis amigos LGBT que han sido atacados tantas veces. Esto es una puñalada al corazón”.

De esta forma, en cuestión de dos días consiguió los voluntarios necesarios, se citaron en la iglesia y con música y la mejor actitud, limpiaron el letrero y pintaron la puerta principal del lugar como la bandera gay para demostrarle a las personas que los atacaron que no van a ceder en el apoyo a la comunidad LGBT y que la religión no tiene que ser un obstáculo para aceptar y amar la diversidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here