Los Juegos Olímpicos de Río 2016 tienen un sabor muy LGBT. En la ceremonia de inauguración algo cambió para siempre.

Durante el paseo de la antorcha olímpica, a su paso por el barrio de Ipanema, conocido por ser uno de los más gay friendly de la ciudad y en el momento del relevo, en el que se pasó la llama, los dos voluntarios se dieron un beso.

El primer beso gay de estos Juegos Olímpicos y algo nos dice que no será el último.

Tras los últimos Olímpicos de invierno de Sochi, con toda la homofobia que envolvió al deporte en 2014, llega el momento de compensarlo.

Otros sucesos

¿Qué más sorpresas nos depararán estos Juegos Olímpicos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here