Marco Ferrara se presenta como candidato presidencial independiente para México y necesita 860 mil firmas para validar su candidatura. Afirma que su incursión en la política fue su “segunda salida del clóset”.

Es el primer candidato abiertamente gay que aspira a una candidatura independiente por la Presidencia de México en 2018. Se llama Marco Ferrara, tiene 37 años, es activista y filántropo, y encabeza el proyecto político “El cambio es hoy, es juntos”.

Nacido en Monterrey, capital del estado norteño de Nuevo León, Ferrara anunció sus aspiraciones presidenciales en el museo ‘Memoria y Tolerancia’ de la Ciudad de México, donde se declaró “abierta y orgullosamente gay” y “sin padrinos detrás” que lo ayuden.

En entrevista con la revista Proceso, aseguró que “México está preparado para un presidente gay con propuestas” y que “no somos un país homofóbico”.

No obstante, hay en México organizaciones civiles como el Frente Nacional de la Familia que reprueban la homosexualidad y los derechos ganados por la población diversa en algunos estados, donde han sido aprobadas leyes para el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción.

Ferrara se registró ante el Instituto Nacional Electoral (INE) como uno más de los 31 candidatos independientes que quieren competir por su cuenta por la Presidencia, al margen de los partidos, en las elecciones del próximo año.

Ahora tendrá que reunir 860.000 firmas para hacerla válida. Pero aseguró que “está preparado” para recabar el apoyo de los ciudadanos y demostrar que su proyecto no sólo está dirigido a la población LGBT del país, aunque el eje de su propuesta es la inclusión y el respeto.

Ferrara aseguró que sus aspiraciones políticas han significado una segunda salida del clóset, “Me liberé con orgullo y fortaleza”, dijo. Antes de registrar su candidatura independiente, el equipo de Ferrara aplicó una encuesta para preguntar si su homosexualidad afectaría a los electores, y la respuesta fue de apertura, lo que le indicó que el tema era irrelevante en su proyecto político.

Pero advirtió que, aun si le hubieran dicho que le iría mal por ser gay no lo hubiera escondido. “Ya sufrí en el pasado por no saber manejar esto, como tanta gente, y es muy injusto”.

En la Ciudad de México también se registró como candidata independiente al gobierno local Elsa Patricia Jiménez Flores, a quien la comunidad homosexual llama Patricia Jiménez. Hace 20 años ella fue elegida diputada, la primera política abiertamente gay en lograr un lugar en el Congreso. Desde entonces, partidos de izquierda han sumado a sus candidaturas a activistas por los derechos de la población LGBT.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here