Ahora los empleados de estas grandes empresas podrán acceder a procedimientos de cambio de sexo pagados por su empleadores.

Los grandes de la web, Netflix y Facebook, anunciaron que incluirán en el plan de salud de sus empleados la posibilidad de acceder a procedimientos de cambio de sexo, sea terapia hormonal o cirugía de reasignación de sexo.

De esta forma, las empresas detrás de dos de las páginas más utilizadas en la actualidad se unen al total de 415 compañías que le ofrecen este servicio a sus empleados en los Estados Unidos.

La cifra se obtuvo de una encuesta realizada por Human Rights Campaign a 780 empresas  sobre su apertura a la población LGBT. El resultado demuestra que el número de compañías que incluyen esta posibilidad en su plan de salud se ha duplicado en comparación con el 2012.  

La razón de peso para que cada vez más empresas amplíen su plan de salud hacia algo más universal e incluyente, como son los procedimientos de cambio de sexo, es que en últimas el costo económico es mínimo, frente a los niveles de satisfacción de sus trabajadores al contar con políticas empresariales que los representen.

Si bien estos procedimientos son costosos, por ejemplo una cirugía de total reasignación de sexo femenino a masculino tiene un valor aproximado de 150 mil dólares; una investigación de la Universidad de California demostró que solo uno de cada 10 mil a 20 mil empleados busca este beneficio. El estudio fue liderado por Jody Herman, investigadora de leyes y políticas públicas en relación con identidad de género.

Esta misma institución, que desde hace años incluye este beneficio en su plan de salud, afirma que menos de una docena de sus empleados por año han llegado a pedir algún procedimiento de cambio de sexo, lo cual les ha generado un gasto de 29.929 dólares anuales en promedio.

Bloomberg habló con el doctor Curtis Crane, experto en cirugía de reasignación de sexo de San Francisco. Él, quien puede llegar a realizar un estimado de 700 procedimientos relacionados al año asegura que la demanda viene en alza.  “Ahora ya no tengo una lista de espera de seis meses, sino de un año”, aseguró el cirujano.

Además, afirmó que cuando empezó a realizar estas cirugías hace tres años, el 90 por ciento de sus pacientes pagaban en efectivo. Hoy por hoy, el 95 por ciento lo paga a través de su seguro médico.
James Baron, profesor de recursos humanos de la Universidad de Yale, afirmó que “entre las empresas se está pareciendo un poco a una carrera donde quien gana es quien se puede llegar a comprometer más”. Por nosotros, si este es el caso, esperemos que la competencia no se detenga hasta que todas las empresas incluyan esta y muchas más políticas inclusivas con sus empleados LGBT.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here