Su hijo le dijo que se quería disfrazar de Elsa, la princesa de Frozen este Halloween.

¿Recuerdan el caso del padre que dejó y celebró que su hijo quisiera una muñeca de cumpleaños? Ahora otra historia muy similar llega a las redes. Paul Henson, de Virginia, Estados Unidos, le preguntó a su hijo Caiden de qué se quería disfrazar este año para Halloween. El niño le dijo que se quería vestir como Elsa, la princesa de Frozen, la película de Disney.

Paul y Caidan
Paul y Caidan

Si bien muchos padres hubieran hecho un escándalo, o en el mejor de los casos le hubiera explicado que ese es una disfraz de “niñas”, Paul no tuvo ningún problema. Fueron a la tienda, se probaron el vestido y luego él publicó una foto de su hijo con el siguiente mensaje:

Todos los que nos conocen saben que normalmente permitimos que Caiden tome sus propias decisiones, hasta cierto puento. Bien, él ha decidido ya su disfraz de Halloween. Quiere ser Elsa. También quiere que yo sea Anna. ¡Juguemos! Deja a un lado las tonterías de tu masculinidad y los malditos disfraces de niños. Halloween trata sobre niños que quieren ser sus personajes favoritos. De modo que, esta semana él es una princesa.

¡Excelente! ¿Y quién puede negar lo hermoso y feliz que se ve en su vestido azul? Que gran mensaje nos ha dejado este padre el día de hoy.

Caidan disfrazado de Elsa, la princesa de Frozen
Caidan disfrazado de Elsa, la princesa de Frozen

Es muy positivo que cada vez conozcamos más historias de padres que permitan a sus hijos desarrollar libremente su personalidad. Estamos dejando atrás la época en la que era inconcebible que una niña jugara con balones y carritos, y llegamos al tiempo en que los padres dejan que sus hijos se disfracen de princesas. Poco a poco, pero así se empieza.

De todas maneras el hecho de que un niño pequeño se disfrace de mujer no condiciona su identidad sexual o de género al momento de crecer. ¿Recuerdan la historia del campamento para niños con género variante? Pues los psicólogos saben que estas son edades de experimentación y búsqueda de la personalidad y es grandioso que cada vez los niños y niña gocen de más libertad en este sentido.

De todas maneras, si al final resulta que su hijo no cabe en el reducido espectro del cisgenerismo, ¡qué importa! Hay que vivir la diversidad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here