La nadadora italiana ganó la medalla de plata en la prueba de 10 km en aguas abiertas tras la descalificación de la francesa Aurélie Müller.

Con la plata ya entre sus logros deportivos, la nadadora quiso dedicarla: “A mi familia, a mi entrenadora y a mi amor, que siempre me han seguido y apoyado”. Cuando le preguntaron por “su amor”, la italiana aclaró que se refería a su novia Diletta Faina.

Rachele se ha convertido en la primera deportista italiana en reconocer su homosexualidad, un gesto muy importante para la población LGBT de un país al que todavía le cuesta aceptar la igualdad:

Siempre he vivido de forma natural, sin problemas. No he salido del armario a lo grande.

Aunque hasta ahora no había hablado públicamente sobre su orientación sexual, tanto ella como su pareja publican fotos en las redes sociales y no han ocultado su relación.

La italiana lo tiene muy claro:

No cabe duda de que hay gente que tiene demasiados prejuicios, pero yo vivo tranquila. No pienso en los prejuicios. Vivo por mí, por mi pasión por la natación y por la gente que me quiere.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here