Salir del armario es un “gran riesgo” en China, por lo que la mayoría sigue en la sombra en este país.

El alarmante dato hace parte un informe elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Departamento de Sociología de la Universidad de Pekín y el centro LGBT de la capital china.

El resultado del sondeo, el más amplio realizado hasta la fecha sobre el tema con más de 30,000 encuestas a nivel nacional, dibuja un panorama difícil para el colectivo LGBT, sobre todo en las relaciones de familia y en el trabajo.

Sincerarte “con tus amigos creo que es bastante fácil, especialmente en grandes ciudades (…) Pero si quieres hacerlo con tu familia, eso ya es otro tema”, comentaba en declaraciones a EFE la directora ejecutiva del centro LGBT de Pekín, Xin Ying.

Este colectivo tiene que ser “invisible” en China, ya que aún se enfrenta a un gran estigma, añade. “Se piensa que las personas del grupo LGBT tienen una enfermedad mental o que son unos sinvergüenzas. No es muy seguro (salir del armario), pero creo que está mejorando”, precisa la joven, que aprovecha cualquier oportunidad para revelar su tendencia sexual frente a extraños y reivindicar sus derechos.

Los transexuales son los que sufren una mayor discriminación en el país, según el documento, que recoge múltiples casos de acoso escolar, especialmente contra gays.

A pesar de esta difícil situación, el estudio destaca que la sociedad china está en plena transición y considera que hay margen para el cambio, pues se encontraron con mucho desconocimiento, pero no tanto rechazo, entre los encuestados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here