Aunque tuvo que dejar su hogar, ahora Anry Fuentes se volvió la primera porrista trans de su escuela en California.

Con 17 años, Anry Fuentes está haciendo historia al pasar al equipo de porristas de su colegio y volverse la primera estudiante trans en lograrlo en Denair, California, y una de las primeras a nivel nacional. La estudiante de último año salió del clóset recientemente y enfrentó tales problemas en su casa que decidió irse, sin embargo, ni su colegio o compañeros la dejaron sola.

Missing football season already??. Just an action shot by @lmgbylmg

Una foto publicada por Varsity Cheerleader? (@anryfuentes) el

Aunque esta era la segunda vez que se presentaba al equipo, el pasado 4 de noviembre Fuentes cumplió su sueño. “Quería pasar al equipos e iba a pasar al equipo”, le dijo a The Daily Beast. “Así va a ser todo mi vida, voy a seguir luchando por las cosas que quiero”. Por problemas con su madre después de contarse que era transgénero, Fuentes decidió irse de la casa y se fue a vivir con una de sus compañeras. La escuela, que conocía la historia, realizó la recolección del dinero necesario para comprarle el uniforme de 600 dólares una vez pasó al equipo. “Tratamos a Anry como tratamos a todos nuestros estudiantes: les damos la bienvenida a todos y apoyamos a los chicos en sus viajes por la vida”, aseguró Aaron Rosander, el superintendente distrital de la escuela.

El apoyo que la estudiante ha recibido de sus compañeros ha sido gigante. Cuando decidió contarles que en realidad se sentía como una mujer el año pasado, Fuentes recuerda que “una de ellas me interrumpió para decirme ‘te amo’. Me han apoyado mucho y me aman por quien soy”.

Fuentes no es la primera estudiante trans en entrar a las porristas de su colegio. Ladon Patterson, a quien además sus compañeros eligieron como reina de bienvenida en Kansas, también hace parte del mismo equipo.

It’s the foreign guy???

Una foto publicada por Varsity Cheerleader? (@anryfuentes) el

Sin embargo, si bien ambas han gozado de un nivel de aceptación por parte de sus compañeras, las dos han enfrentado otro tipo de problema ocasionado por su identidad de género: el uso de los baños. Patterson habló en una entrevista con OutSports que en su escuela el problema no fue usar o no el uniforme femenino, sino el baño en el que se podía cambiar. Fuentes se enfrenta con el mismo debate y la solución de la institución fue habilitarle el baño de empleados de la biblioteca. Ambas estudiantes están de acuerdo en algo: no son sus compañeros los que tienen problema con el uso del baño, son los padres y la sección administrativa de las escuelas. “La personas le temen a lo que no conocen”, dijo Fuentes. “Cuando puedan ver de lo que en verdad se trata, aprenderán a comprenderlo”.

Sass? Una foto publicada por Varsity Cheerleader? (@anryfuentes) el

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here