De entrada, dejemos algo claro: tener citas y conocer a alguien nuevo es desgastante así no seas seropositivo. Claro, el VIH es un factor que puede dificultar las cosas para algunas personas, pero, en mi experiencia, a la mayoría no le importa.

El problema es que cuando estamos empezando a conocer a alguien no sabemos cuál va a ser su reacción. Si esta persona nos interesa, es más que natural temer ese posible rechazo, porque a diferencia de cuando uno sale del clóset por su orientación sexual, contar que uno tiene esta condición es hacerlo una, dos, tres y mil veces y siempre con la posibilidad de que el otro no se lo tome bien.

Te puede interesar: “Espero que le peguen otra de esas cosas que ya tiene”

Así que si estás empezando a salir con alguien o te estás preguntando cómo hacerlo en el momento en que comiences una nueva relación, estos son algunos consejos para dar esta noticia.

Lo primero es escoger el momento en que le vamos a contar a la otra persona. ¿Lo hago de entrada o cuando ya seamos algo serio? ¿Le digo antes de tener nuestra primera relación sexual o en caso tal que haya una segunda? ¿Está bien si le cuento después de que nos hayamos besado?

Sí, son muchas las preguntas que nos hacemos, especialmente porque nos ponemos del lado del otro. Al ser esto una decisión personal, la única que pregunta que te debes hacer es:

Y si fuera yo, ¿cuándo me gustaría que me lo contaran?

Yo, personalmente, intento hacerlo antes de la primera relación sexual, aunque no siempre ha sido el caso. Me parece un buen momento porque el otro no se va a sentir expuesto al virus, en caso tal de que la persona no está muy informada respecto a lo que es vivir con VIH en la actualidad. Así tal vez pueda obtener más fácil una respuesta positiva.

Te puede interesar: El día que recibí mi diagnóstico como VIH positivo

Sea cual sea el momento en que decidas hacerlo, si recomendaría que lo hagas lo más pronto posible si se trata de alguien con quien quieres construir algo. Pero más que por el otro, por ti mismo. Si él o ella te van a rechazar por tu condición, pues que lo hagan de entrada antes de que ya hayas desarrollado sentimientos. Que se vaya de una vez, porque esa persona no te merece a vos como pareja.

Después de escoger el momento en que te sientas cómodo con contarle, tienes que respirar y estar muy tranquilo. Considero de mucha ayuda no darle vueltas al asunto y hacerlo de frente:

“Oye, antes de que tengas relaciones o antes de que lo nuestro avance necesito que sepas algo de mí”.

De esta forma puedes transmitir confianza, algo que el otro va a necesitar y además le vas a demostrar a esta persona que te interesa que se sienta tranquila y segura de estar contigo.

Ya con la atención del otro, es hora de soltar la noticia. Es importante utilizar palabras asertivas, para que desde nosotros mismos se transmita una aceptación de la condición. En caso de que ya seas indetectable, empieza por ahí, ya que vas a arrancar la conversación desde el aspecto que más seguridad le va a dar al otro.

Te puede interesar: Podríamos vivir hasta 100 años con VIH (si nos dejan)

Lo que yo hago, es decir: “Yo soy indetectable, ¿sabes qué significa eso?”. De esta forma incluyo al otro en la conversación y yo mismo pruebo qué tan enterado está al respecto. Es una manera para que no se vuelva solo un momento en el que tú cuentas un secreto, sino en el que tal vez ambos hablan de su salud sexual.

Muchos dirán que saben lo que significa y que no es un problema para ellos, otros te preguntarán qué es lo que significa. Esto es algo que como seropositivos debemos saber explicar porque es un arma que tenemos para combatir el rechazo. De nuevo, no le des vueltas al asunto:

“Ser indetectable quiere decir que vivo con VIH y tomo unos medicamentos que han suprimido al virus a tal punto que ni afecta mi salud, ni lo puedo transmitir por vías sexuales”

Te puede interesar: ¿Qué significa que usuarios de PrEP estén contrayendo VIH?

Información clara y certera que la otra persona puede verificar en ese mismo momento en su celular, si así lo desea. A continuación, puedes decir que si tiene preguntas y contestar aquellas con las que te sientas cómodo. Este es un momento en que los dos se deben sentir bien hablando al respecto.

Te puede interesar: ¿Qué si y qué no preguntarle a alguien VIH positivo?

Sé que no es una situación sencilla, pero también sé que con el tiempo se va haciendo más fácil. Finalmente, si nosotros mismos le quitamos tanta parafernalia al asunto y normalizamos el hablar de nuestra salud sexual con nuestras parejas, vamos a empezar a combatir el estigma que tanto nos afecta. Intentemos presentar nuestra condición no como un oscuro secreto, sino como parte de una relación sexual y sentimental saludable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here