El pasado 29 de junio fue la fecha en la que Mozambique eliminó oficialmente el artículo del Código Penal que catalogaba las relaciones sexuales homosexuales como “vicios contra la naturaleza”, por ende, acciones perseguidas por las autoridades, castigadas con hasta tres años de cárcel o campos de trabajo forzado.

La Código vigente en la actualidad fue redactado en 1886 por las autoridades coloniales portuguesas del momento y dictaban medidas de seguridad para quienes “se entregaran habitualmente a las prácticas de vicios contra la naturaleza”.

La reforma fue aprobada en diciembre de 2014 por el entonces presidente Armando Guebuza y las discusiones tomaron aproximadamente seis meses, hasta que el pasado 2 de junio anunciaron el importante cambio que le daría a los mozambiqueños homosexuales la libertad de vivir su sexualidad, al menos legalmente. No obstante, pese a la existencia de su penalización, no se han registrado casos punibles en el país desde 1975.

Un vocero de Lambda, la principal organización LGBT del país, asegura que “nuestro principal interés es precipitar un cambio en la sociedad para que sea más favorable a la libre expresión de la orientación sexual e identidad de género. El silencio del estado mozambiqueño legitima la discriminación y refuerza el estigma al que están sujetas las personas LGBT en sus comunidades, sus lugares de trabajo y sus escuelas”.

De esta forma, Mozambique se convierte en uno de los primeros países africanos que despenaliza la homosexualidad, pues más de 30 estados la siguen castigando de alguna forma. Y está el caso del presidente de Gambia, Yahya Jammeh, quien en mayo de 2015 amenazó con cortarle la garganta a los hombres homosexuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here