Si creías que la purga gay en Chechenia era un cuento del pasado, no es así, la persecución continúa y necesitan nuestra ayuda.

A principios de este 2019, se reportaban nuevas alertas de persecución por parte de las autoridades chechenas en contra de hombres y mujeres LGBTIQ que se retomaron desde diciembre del año pasado, no sólo con medidas más brutales de tortura, sino también con mayores cifras de muertes.

Alexander, un sobreviviente que logró escapar de Chechenia a Francia, a finales de enero logró declarar ante Meduza, un sitio web ruso, haber presenciado hasta ese momento diez muertes durante la última ola de este genocidio anti-LGBTIQ. Incluso uno de sus amigos, que también se encontraba encarcelado, presenció el desplazamiento de varios cuerpos.

De nuevo, debido a las múltiples denuncias por parte de organizaciones sociales y testimonios de sobrevivientes que tuvieron que huir de Chechenia, el Consejo de Europa le recomendó a Rusia hacer mayores esfuerzos para combatir el uso de la tortura por parte de sus autoridades.

Sin embargo, las autoridades rusas, como ya había sucedido en el 2016 y el 2017, no aborda estos llamados internacionales para controlar la situación en Chechenia con la gravedad que debería, basándose sobre todo en las declaraciones, por cierto homofóbicas, de las autoridades chechenas, quienes argumentan que las acusaciones son falsas porque no existes homosexuales en su territorio.

Frente a esta compleja situación, diferentes organizaciones se han unido para recaudar dinero con la misión de lograr sacar a personas LGBTIQ de Chechenia para otorgarles asilo político en otras naciones, donde sí se les reconozca como sujetos de derechos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here